TABLA DE ENFERMEDADES PARA INCAPACIDAD PERMANENTE

Si padeces una enfermedad crónica o incapacitante, en Fidelitis queremos ayudarte a que se te reconozca una incapacidad laboral permanente o el grado de discapacidad que te corresponda, para que puedas tener acceso a una pensión digna.
Shadow
Slider

En ocasiones, cuando un trabajador sufre una enfermedad o un accidente común o profesional, puede solicitar la baja laboral. En los casos más graves, dicha patología puede llegar a ser incapacitante y ocasionar una incapacidad permanente.

De la misma manera, existen enfermedades crónicas (físicas, psíquicas, intelectuales y sensoriales) que repercuten en la vida diaria de las personas afectadas causándoles un grado de dependencia (moderada, severa o gran dependencia) o una discapacidad que puede ir del 33% al 64% o del 65% en adelante. En estos casos, también existe la posibilidad de obtener una jubilación anticipada por enfermedad crónica, siempre que se cumplan los requisitos establecidos por ley. En la siguiente tabla de enfermedades para pensionarse (que iremos ampliando) puedes buscar si tu afección entraría dentro de esa categoría.

Con independencia de que padezcamos una enfermedad o una patología severa e incapacitante, debemos tener en cuenta que para solicitar una prestación o ayuda por incapacidad laboral es necesario cumplir una serie de requisitos legales y médicos.

ENFERMEDADES POR LAS QUE TE DAN LA INCAPACIDAD

Nuestros abogados especialistas en incapacidad permanente te asesorarán sobre qué pensión te corresponde y cuál es la cuantía de tu prestación según la enfermedad de la que estés aquejado. Asimismo, te podemos ayudar a que se te reconozca un grado de discapacidad para así obtener el correspondiente certificado, y, según el grado, el derecho a una pensión no contributiva.

La valoración de la incapacidad laboral la realiza el  EVI (Equipo de Valoración de Incapacidades) , organismo que determina si las patologías imposibilitan el correcto ejercicio del trabajo y, en consecuencia, pueden dar lugar a una incapacidad permanente, que, dependiendo de su gravedad, puede ser parcial, total, absoluta o gran invalidez.

Enfermedades discapacidad 33

Muchas de las enfermedades que verás a continuación son merecedoras de una discapacidad del 33%. Sin embargo, debes saber que no existe un listado oficial que agrupe afecciones de este orden, puesto que el grado de discapacidad no depende del diagnóstico, sino de cómo afectan las secuelas de las patologías al día a día del paciente.

Te recordamos que si tienes reconocida una discapacidad del 33%, podrás disfrutar de una serie de ventajas económicas, laborales, fiscales y sociales, tales como deducciones sobre la cuota autonómica en el IRPF (dependiendo de la normativa establecida en cada Comunidad Autónoma), ayudas para facilitar la adaptación de las viviendas y vehículos y reducciones o exenciones de tasas y/o impuestos.

Enfermedades pulmonares para jubilarse

Entre todas las patologías comprendidas en la tabla de enfermedades para incapacidad permanente absoluta, las hay de diferente naturaleza y condición. Una categoría importante son las enfermedades pulmonares como la EPOC, con gran prevalencia en nuestros días, y amparada por los tribunales en múltiples sentencias. Recuerda, si padeces una afección respiratoria como enfisema o bronquitis crónica podrías tener derecho a una pensión por incapacidad laboral.

INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA POR VARIAS ENFERMEDADES

Quizá alguna vez te hayas preguntado: ¿te pueden dar una invalidez por enfermedades diferentes? Si padeces una enfermedad y con el tiempo se agravan sus secuelas o aparecen nuevas patologías que afectan a otros órganos desmejorando tu calidad de vida, podrías solicitar una revisión del grado de incapacidad ante el INSS. En caso de que la resolución sea favorable (y ahí estamos nosotros, para conseguírtelo), podrías pasar, por ejemplo, de una incapacidad permanente absoluta a una gran invalidez, con todo lo que ello supone: una mejora sustancial en la cuantía de tu pensión, que en algunos casos puede llegar a superar los 4.500 euros, estando, además, exenta de impuestos.

Existen multitud de enfermedades que pueden dar derecho a una incapacidad permanente (algunas son físicas y otras son trastornos mentales), puesto que lo relevante son las secuelas que genere cada una o en su conjunto. A continuación te mostramos un listado de enfermedades para pensionarse ordenado alfabéticamente con algunas patologías que pueden causar y dar derecho a una incapacidad laboral permanente, así como para obtener el certificado de persona con discapacidad. Estas patologías han sido consideradas como incapacitantes tanto en la vía administrativa como en diferentes sentencias judiciales en nuestro país.

TABLA DE ENFERMEDADES PARA INCAPACIDAD PERMANENTE

Si padeces alguna de las  enfermedades de esta lista, puedes clicar sobre ella y te ofreceremos una información tanto médica como jurídica, indicándote cómo actuar en cada caso para reclamar una posible prestación económica a la Seguridad Social que te permita mejorar tu calidad de vida. Si la enfermedad que padeces no está en la lista puedes igualmente consultarnos y te diremos qué opciones tienes.

FAQS SOBRE ENFERMEDADES INCAPACITANTES

Se considerará enfermedad incapacitante a aquélla que cause reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen la capacidad laboral.

En el caso de pensiones no contributivas son consideradas incapacitantes las deficiencias, previsiblemente permanentes, de carácter físico o psíquico, congénitas o no, que anulen o modifiquen la capacidad física, psíquica o sensorial de quienes las padecen.

Son todas las que están, pero no están todas las que son. Las enfermedades de esta lista son aquéllas más comunes, pero hay muchas más.

La realidad es que no existe un listado oficial de la Seguridad Social de enfermedades que causan incapacidad. La Legislación española se basa en secuelas, no en diagnósticos; por lo tanto, depende de cómo afectan las secuelas de las patologías que cada individuo padece a su capacidad para trabajar.

El importe de la pensión dependerá del grado de incapacidad laboral que obtengas. En todos los casos el cálculo se basa en las bases de cotización de los últimos 8 años y dependiendo del grado te corresponde:

  • Parcial: no es en realidad una pensión, sino una especie de indemnización de hasta 24 mensualidades de tus bases de cotización.
  • Total: se obtiene una pensión del 55% de tus bases de cotización, que además puedes compatibilizar con otro trabajo que no sea para el que has obtenido la incapacidad laboral. Pasa a ser del 75% a partir de los 55 años si no estás trabajando en ese momento.
  • Absoluta: se obtiene una pensión del 100%, y además no está sujeta a retenciones, así que cobras más que trabajando.
  • Gran invalidez: además del importe de la absoluta, cobrarás un complemento del 45% mínimo (pero puede superar incluso el 100%), pudiendo obtener pensiones de incluso 4.500 euros.

En primer lugar, debes acreditar un período mínimo de cotización si se trata de una enfermedad común (si se debe a un accidente de trabajo o a una enfermedad profesional, no se exige cotización previa).

Además, necesitarás que el tribunal médico y el Equipo de Valoración de Incapacidades del INSS te reconozcan el grado de incapacidad correspondiente.

Para ello, deberás aportar los informes que mejor reflejen la situación real de tus patologías y en el tribunal médico dejar constancia de la misma de forma coherente.

En el caso de que en la vía administrativa no sean reconocidos tus derechos, habrá que acudir a la vía judicial para hacerlo.

El grado de discapacidad ya no está vinculado con la incapacidad laboral permanente, al menos no de forma directa. En el caso de la discapacidad, lo que se mide es cómo afectan las secuelas de la enfermedad a todos los aspectos de tu vida diaria. Así pues, dependerá del grado de avance de la enfermedad y de sus secuelas, pero lo normal es que con un grado de afectación moderada se pueda obtener el mínimo del 33%, y en los casos más graves se supere el 65%.