Esquizofrenia: Incapacidad Permanente y Discapacidad

Si padeces esquizofrenia y quieres saber si te corresponde una paga por discapacidad o incapacidad permanente, en Fidelitis podemos ayudarte. Pídenos asesoramiento y te informaremos sobre la viabilidad de tu caso y el tipo de pensión que puedes obtener.
Shadow
Slider

DEFINICIÓN: QUÉ ES LA ESQUIZOFRENIA

Definición de esquizofreniaLa esquizofrenia (palabra que procede del griego y significa "mente escindida") es una enfermedad mental crónica y grave que provoca alteraciones en algunas funciones cerebrales y cognitivas tales como el pensamiento, la percepción, las emociones y la conducta.

Los pacientes con esta patología pueden perder el contacto con la realidad (psicosis), sufrir alucinaciones, delirios, tener pensamientos anormales y problemas en el plano social y laboral. Es frecuente que escuchen voces o vean cosas que no existen, o que piensen que otras personas les están leyendo las mentes, controlando sus pensamientos o intentando hacerles daño.

Al contrario de lo que mucha gente cree, la esquizofrenia no es un desdoblamiento de la personalidad o personalidad múltiple (trastorno de identidad disociativo). La mayoría de las personas con esquizofrenia no manifiestan una conducta violenta ni agresiva ni representan un peligro para los demás. Tampoco es verdad que muchos vivan en la calle o que estén internos en residencias psiquiátricas. Son muchos más los que viven integrados en la comunidad y con sus familias, y un porcentaje significativo de ellos trabajan.

Y sin embargo, la esquizofrenia es un trastorno psicótico que se suele estigmatizar y que muchas veces hace difícil para las personas que lo sufren mantener un trabajo estable o unas relaciones sociales o sentimentales, especialmente si no reciben ayuda, lo que puede convertirla en una enfermedad muy incapacitante.

La esquizofrenia afecta a aproximadamente el 1% de la población, unas 500.000 personas en España. Los primeros síntomas suelen aparecer en la adolescencia o durante la juventud; muy raramente después de los 45 años. Los hombres a menudo desarrollan la enfermedad a una edad más temprana que las mujeres. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo.

Las personas que padecen esquizofrenia necesitan recibir tratamiento de por vida.

Subtipos de esquizofrenia

En el pasado, en un intento por clasificar a los pacientes, se propusieron varios subtipos de esquizofrenia. Sin embargo, en una misma persona el subtipo puede variar a lo largo del tiempo. Es por ello que la subdivisión en esquizofrenia paranoide, hebefrénica, catatónica, indiferenciada o residual ha sido descartada en las clasificaciones internacionales de enfermedades psiquiátricas.

Hoy en día se tiende a valorar y diferenciar el trastorno en función de la predominancia de síntomas positivos o negativos.

CAUSAS DE LA ESQUIZOFRENIA

No se conocen con certeza las causas exactas de la esquizofrenia. No obstante, cada vez existen más evidencias científicas de que es una suma de factores genéticos, neurobiológicos y ambientales la que está detrás del desarrollo de este trastorno.

    Causas de esquizofrenia

  • Predisposición genética. El riesgo de padecer esquizofrenia es mayor cuando existen antecedentes familiares. Sin embargo, la presencia de antecedentes no es una condición sine qua non para desarrollarla.
  • Alteraciones en el desarrollo del cerebro. Recientes estudios sugieren que podría tratarse de una enfermedad del neurodesarrollo que se inicia en una fase embrionaria. Un desequilibrio en la producción de ciertos químicos del cerebro (como los neurotransmisores glutamato, serotonina, noradrenalina y acetilcolina) puede causar alteraciones del desarrollo cerebral temprano. Estudios con técnicas histopatológicas y de neuroimagen, como la resonancia magnética, han detectado anomalías en la estructura de determinadas regiones cerebrales de pacientes con esquizofrenia.
  • Infecciones durante el embarazo. Algunas infecciones víricas que afecten a la madre durante el embarazo pueden ocasionar alteraciones del desarrollo cerebral normal del feto.
  • Consumo de drogas psicoactivas o psicotrópicas durante la adolescencia y la juventud. Esto incrementaría el riesgo en individuos genéticamente predispuestos.

SÍNTOMAS DE LA ESQUIZOFRENIA

Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en tres grandes grupos: positivos, negativos y cognitivos.

1- Síntomas positivos

Son comportamientos adicionales y manifestaciones anómalas que experimentan los pacientes con esquizofrenia y que no se suelen ver en las personas sanas. En algunos casos, estos síntomas vienen y van, mientras que en otros tienden a estabilizarse.

Los síntomas positivos pueden incluir:

  • Alucinaciones: percibir algo que no existe. Muchas personas que tienen este trastorno oyen voces.
  • Delirios: estar convencido de cosas que no son ciertas. Algunos pacientes pueden creer que las personas que aparecen en la radio o en la televisión están hablando directamente con ellos. También es bastante habitual que piensen que todo el mundo está en su contra o que confabulan contra ellos.
  • Trastornos del pensamiento: una manera de pensar ilógica e incoherente, a menudo con palabras inventadas o sin sentido. Las personas con este trastorno suelen tener problemas para organizar sus ideas.
  • Trastornos del movimiento: como repetir ciertos movimientos de forma mecánica (estereotipias), o, en el polo opuesto, permanecer inmóvil o sin habla, en estado catatónico.

2- Síntomas negativos

Son comportamientos del plano social que manifiestan dificultad para mostrar emociones o problemas para desenvolverse con naturalidad. A menudo los síntomas negativos son difíciles de reconocer, ya que pueden confundirse con otras enfermedades como la depresión. En muchas ocasiones las personas con estos síntomas requieren ayuda incluso para las tareas más sencillas y cotidianas.

Los síntomas negativos pueden incluir:

  • Apatía extrema.
  • Distanciamiento de los amigos y familiares.
  • Falta de motivación o iniciativa.
  • Falta de respuesta emocional (dificultad para sentir la felicidad).
  • Cambios en la higiene.
  • Hablar con voz queda y apagada.
  • Falta de expresión facial y dificultad para establecer contacto visual.
  • Humor irritable o depresivo.
  • Pensamientos y comportamientos suicidas.

3- Síntomas cognitivos

Por lo general, estos síntomas se detectan únicamente cuando se realizan pruebas diagnósticas específicas, y pueden incluir:

  • Dificultad para procesar información y en la toma de decisiones.
  • Problemas de memoria y retentiva.
  • Dificultad para prestar atención.

TRATAMIENTO DE LA ESQUIZOFRENIA

Tratamiento para esquizofreniaNo existe una manera segura de prevenir la esquizofrenia, pero seguir un plan de tratamiento guiado por un psiquiatra (y tal vez por un equipo más amplio compuesto también por un psicólogo, un asistente social y personal de enfermería psiquiátrica) puede ayudar a prevenir las recaídas o el empeoramiento de los síntomas. El tratamiento farmacológico y la terapia psicosocial se utilizan para controlar la enfermedad. En algunos casos, cuando no hay mejoría o cuando existe riesgo para el paciente o para sus allegados, puede ser necesario un internamiento.

Si la esquizofrenia no se trata, puede llevar a graves problemas que afectan a todos los ámbitos de la vida como: depresión, aislamiento social, drogadicción y alcoholismo, trastorno obsesivo compulsivo, comportamiento agresivo (poco común) o incapacidad para trabajar.

Tratamiento farmacológico

Se basa fundamentalmente en el empleo de fármacos antipsicóticos, cuyo objetivo es corregir desequilibrios de los neurotransmisores (sobre todo de la dopamina) y aliviar los síntomas positivos. Los antipsicóticos atípicos o de segunda generación (clozapina, risperidona) suelen ser los más indicados porque provocan menos efectos secundarios.

Otros medicamentos, como los antidepresivos y los ansiolíticos, también pueden ayudar.

Terapia psicosocial

Los tratamientos psicosociales ayudan a los pacientes a encarar los desafíos diarios de la esquizofrenia.

Además de la terapia psicológica individual, pueden ser de gran utilidad la psicoterapia grupal y familiar, la terapia cognitivo-conductual, los talleres ocupacionales o los centros de día de salud mental, dependiendo de cada caso. La rehabilitación vocacional y apoyo para conseguir trabajo busca que las personas con esquizofrenia puedan integrarse en el mercado laboral.

Con el tratamiento adecuado la mayoría de las personas con esquizofrenia pueden controlar su enfermedad y llevar una vida prácticamente normal.

ÚLTIMOS AVANCES EN ESQUIZOFRENIA

Muchos de los avances en esquizofrenia están enfocados al estudio de biomarcadores con los que se pueda llegar a un diagnóstico claro de esta enfermedad tan heterogénea como compleja: el síndrome metabólico (una serie de características relacionadas con la salud cardiovascular), el acortamiento del telómero (una parte del ADN que se encuentra en el final de los cromosomas) o el incremento de la presión del pulso.

Asimismo, se están produciendo importantes mejoras en las técnicas de neuroimagen, el establecimiento de predictores de recuperación en seguimientos de más de 10 años y en el tratamiento antipsicótico temprano.

La aparición de antipsicóticos de nueva generación ha mejorado notablemente el control de los síntomas y ha reducido de forma significativa los efectos secundarios, mejorando la calidad de vida del paciente.

En este contexto, recientemente se ha desarrollado un nuevo antipsicótico para pacientes con esquizofrenia que ha demostrado ser eficaz en el manejo de los síntomas positivos en la fase aguda. Se conoce como cariprazina, y es el primer y único agonista parcial de los receptores de la dopamina D2/D3 con mayor afinidad por el receptor D3.

También se está estudiando la etiología de esta enfermedad mental. En ese sentido, un estudio dirigido por el profesor Oliver Howes, del MRC Instituto de Ciencias Médicas de Londres, ha sido capaz de demostrar que se dan niveles más bajos de la proteína sináptica SV2A en la parte frontal del cerebro (región del cerebro involucrado en la planificación) en personas con esquizofrenia. Esta proteína podría ser un objetivo para nuevos tratamientos para restaurar la función sináptica.

ASESORAMIENTO JURÍDICO Y LEGAL

Asesoramiento jurídico esquizofreniaEn nuestro país cada vez es más frecuente que se solicite el reconocimiento de incapacidades permanentes por esquizofrenia y otras enfermedades mentales. Esto representa una mayor sensibilización por parte de la sociedad y de los tribunales.

Por lo tanto, si vas a solicitar una incapacidad permanente absoluta por esquizofrenia, debes saber que los tribunales han reconocido estas situaciones con anterioridad.

Es importante subrayar que la esquizofrenia, como la depresión o el trastorno bipolar, es una dolencia de difícil valoración, no sólo por su falta de diagnóstico objetivo (los informes de los especialistas médicos pueden llegar a ser confusos y dar lugar a disparidad de criterios), sino también por la falta de acreditación de la limitación funcional. Con todo, por parte de los tribunales hay una tendencia cada vez más generalizada a considerar la esquizofrenia como secuela de carácter invalidante.

Para que una reclamación de este tipo prospere hay que presentar el caso de forma clara y precisa, con informes médicos muy contundentes donde queden bien reflejados los impedimentos y disfunciones derivadas del proceso patológico, y por ello consideramos que es fundamental no iniciar este proceso sin estar bien asesorado por un abogado especialista, puesto que cualquier error en el expediente o en los informes arruinaría cualquier opción.

La base sobre la que se apoya el peritaje médico es la comparación entre los requisitos de las funciones básicas de la profesión u oficio y el perfil de las capacidades individuales del trabajador para desempeñar dichas funciones. Este informe psiquiátrico pericial se podrá utilizar como una prueba más en el caso de no obtener el resultado esperado por vía administrativa y sea necesario recurrir a la vía judicial.

También conviene recordar que la esquizofrenia muchas veces va asociada al padecimiento de otras patologías que provoca, y, por lo tanto, a la hora de valorar las secuelas hay que hacerlo como suma de afecciones.

Los especialistas clínicos que atienden en una consulta deben conocer los entresijos legales para elaborar informes que ayuden a la Administración y a los tribunales a comprender si la enfermedad mental de un trabajador le incapacita para continuar en su puesto de manera irreversible, ya que en muchas ocasiones lo desconocen y por tanto es fundamental que consultes con tu abogado las distintas opciones.

Para que se conceda una incapacidad permanente absoluta por esquizofrenia es necesario que el proceso sea considerado crónico. También se valorará la falta de mejora ante los tratamientos, las limitaciones funcionales y la presencia de intentos autolíticos o su riesgo.

Si a causa de tu esquizofrenia has encadenado sucesivas bajas laborales, lo más probable es que sea el mismo Instituto Nacional de Seguridad Social el que te cite para pasar el Tribunal Médico con objeto de clarificar si tu situación está cronificada. En tal caso, el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) determinará si el proceso reviste la suficiente gravedad como para justificar una incapacidad permanente. En estos casos te recomendamos que te pongas en contacto con abogados especialistas en incapacidad laboral por esquizofrenia porque, por supuesto, el INSS no va cuidar por tus intereses como lo harías tú mismo y lo más probable es que te quieran dar el alta médica.

Incapacitación judicial por esquizofrenia

Las personas con enfermedades psíquicas graves como la esquizofrenia en ocasiones pueden ser sometidas a un proceso de incapacitación judicial, lo que les impediría realizar actos jurídicos complejos como casarse o contratar una hipoteca sin la supervisión de un tutor legal o curador que les represente, siempre en interés y beneficio del incapacitado.

Nuestros abogados son expertos en casos de tutela, curatela e incapacitación legal.

FAQs sobre incapacidad y grados de discapacidad por esquizofrenia

¿Aún te quedan dudas en materia jurídica y legal? Respondemos a tus preguntas.

Como cualquier enfermedad, lo que determina el tipo de incapacidad laboral es cómo afectan las secuelas a tu capacidad para trabajar.

Como hemos mencionado anteriormente, en la actualidad se han obtenido sentencias favorables de incapacidad laboral por esquizofrenia. Cuando el INSS ha concedido la incapacidad, la mayoría de las veces ha consistido en una incapacidad permanente total para la profesión habitual, y en algunos casos una incapacidad permanente absoluta. También es verdad que, en multitud de ocasiones, la esquizofrenia suele venir acompañada de otras patologías que pueden agravar el estado de salud de la persona afectada, alcanzando una Gran Invalidez. Es por ello que es posible obtener la dependencia o una pensión por incapacidad laboral en cualquiera de sus grados si además de la esquizofrenia concurren otras patologías.

Si ha existido algún tipo de agravamiento de las secuelas de la esquizofrenia o has desarrollado una nueva patología, puedes solicitar una revisión de grado por agravamiento para obtener la absoluta o la gran invalidez, de modo que tu pensión se vería incrementada sensiblemente.

El importe de la pensión depende del grado de incapacidad laboral que obtengas. Si se trata de una total el cálculo se realiza sobre las bases de cotización de los últimos 8 años y, por ejemplo, si tu salario bruto ha sido de 1.500 euros al mes de media, entonces cobrarás una pensión del 55% de los 1.500 euros; es decir, 825 euros brutos, y del 75%, es decir, 1.125 euros brutos, a partir de los 55 años si no estás trabajando en otro empleo que sea compatible con la pensión.

Si se trata de una absoluta el cálculo se realiza igual que en el caso anterior, así que con el mismo ejemplo de salario entonces cobrarás una pensión de 1.500 euros netos ya que no está sujeta a retención.

En el caso de obtener una gran invalidez, además del importe de la absoluta, cobrarás un complemento de mínimo el 45% y hasta un 90% aproximadamente. Es decir, si nos fijamos en el ejemplo anterior, una persona que haya estado cotizando de forma estable en base a 1.500 euros puede llegar a cobrar una pensión de mínimo 2.175 euros y hasta aproximadamente 2.850 euros.

Además, si una persona ha estado cotizado a bases máximas de cotización, las pensiones por gran invalidez pueden superar incluso los 4.500 euros, ya que, aunque la pensión máxima para 2020 es de 2.683,34 euros netos, el complemento de gran invalidez se calcula sobre la base de cotización, así que podemos obtener pensiones de un altísimo valor económico para una gran invalidez y, por supuesto, tampoco están sujetas a retenciones.

En el caso del grado de discapacidad, lo que se mide es cómo te afectan las secuelas de la enfermedad a todos los aspectos de tu vida diaria, desde que te levantas hasta que te acuestas, incluidas tus relaciones laborales, sociales, familiares, etc.

En este caso dependerá del grado de avance de la enfermedad y de sus secuelas, pero lo normal es que con un grado de afectación moderada se pueda obtener el mínimo del 33%, y en los casos más graves, cuando además de la esquizofrenia concurren otras patologías, se supere el 65%.

Nuestros abogados especialistas en discapacidad te asesorarán sobre cualquier duda legal que te pueda surgir.

La dependencia mide cómo afectan las secuelas de la enfermedad a la realización de los actos básicos de tu vida diaria: higiene, alimentación, desplazamiento, etc., así que, en los casos avanzados de la patología, cuando ataca a varios órganos o gravemente a alguno de ellos, se puede obtener cualquiera de los 3 grados de dependencia; esto es, dependencia moderada, severa o gran dependencia.

No, la empresa no se va a enterar de que estás tramitando la incapacidad laboral, excepto que tú mismo se lo digas y, por supuesto, no estás obligado a informar de que la estás solicitando. Es una información absolutamente confidencial.

No es obligatorio esperar a agotar los plazos de la baja médica para solicitar la incapacidad laboral; es más, es preferible no esperar a agotarlos, ya que de esta manera, si la solicitud la haces tú sin esperar a que la inspección intervenga, serás tú mismo quien tenga el control de tu expediente sabiendo en cada momento qué documentos quieres presentar en la solicitud, etc.

Lo que sí es siempre recomendable es que estés muy bien informado de los pasos a seguir y qué documentos te favorecen y cuáles no y, a ser posible, que te pongas en manos de abogados especialistas en incapacidad permanente.

Sí. Si aún no has cumplido los 65 años, puedes solicitarla, y además están en la obligación de dártela y, por lo tanto, lo normal es que obtengas una pensión superior a la que estás cobrando actualmente.

En el caso de haber superado los 65 años de edad se podría intentar, pero el caso se complica y habrá que acudir con absoluta seguridad a los tribunales de justicia siempre que podamos demostrar que el hecho causante es anterior a la edad legal de jubilación.

Aquí tienes más información sobre jubilación anticipada por enfermedad crónica.

El Real Decreto de marzo de 2019 hace hincapié en la adaptación del puesto de trabajo e insta a hacer un esfuerzo para que las personas que sufren una determinada enfermedad (en este caso, esquizofrenia) traten de obtener mejoras en sus puestos de trabajo en términos de flexibilidad horaria, teletrabajo, adquisición de herramientas tecnológicas, mayor luminosidad, etc., pero la realidad es que se trata de una situación compleja donde cada caso se examina de forma diferente.

Lo que es seguro es que se iniciará un espacio de negociación con el empresario que debe demostrar que ha realizado el máximo esfuerzo para realizar dicha adaptación, pero no significa que para ello deba hipotecar, por ejemplo, la viabilidad de su negocio.

Por esta razón, lo mejor es hacer un análisis pormenorizado de las necesidades y de las posibilidades de la empresa para tratar de alcanzar el mejor escenario posible para el empleado, acorde con las posibilidades económicas de la empresa.

La Ley General de la Seguridad Social dice exactamente que puedes hacerlo siempre y cuando tu nuevo trabajo esté especialmente adaptado a las secuelas de tu enfermedad.

Si tienes una total no hay problema. Lo único que no puedes hacer es desarrollar las mismas tareas que hacías en el trabajo que desarrollabas cuando te dieron la incapacidad laboral.

Pero en el caso de la absoluta o la gran invalidez, la experiencia nos dice que puedes hacerlo únicamente en centros especiales de empleo que, efectivamente, cumplan con estos requisitos y, además, realizando obviamente los trámites adecuados ante la Administración para compatibilizar pensión por incapacidad laboral y nuevo empleo.

Claro que puedes denunciarlo. Además, debes hacerlo para tratar de que no les suceda a otros en el futuro. Dependiendo del tipo de discriminación a la que hayas sido sometido, el procedimiento y el organismo es diferente, desde Instituciones Públicas como Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, etc., pasando obviamente por llevar al infractor ante los tribunales de justicia.

El acoso laboral es otro tipo de discriminación que, además, dependiendo del grado, puede incluso estar tipificada como delito penal.

Lo primero que debes hacer es documentar el acoso con todo el material del que dispongas (emails, grabaciones, testimonios, etc.) para, a continuación, ponerlo en manos de un abogado especialista en mobbing y acoso laboral que te ayude a poner fin al hostigamiento y te proteja dentro de tu entorno laboral.

ASOCIACIONES CON LAS QUE COLABORAMOS

En Fidelitis colaboramos y prestamos cobertura jurídica a las principales asociaciones españolas de esquizofrenia.

Si necesitas ayuda o quieres que intercedamos por ti, contacta con nosotros en consultas@fidelitis.es facilitándonos tus datos personales y tu localidad.

¿Quieres saber más sobre incapacidad permanente por trastornos mentales?