Abogados especialistas en negligencias médicas

¿Tienes secuelas derivadas de una mala praxis médica? ¿Estás pensando en presentar una denuncia y/o en solicitar una indemnización por negligencia sanitaria? En Fidelitis te informamos de tus derechos como paciente o familiar de afectado y te acompañamos durante todo el proceso para que el trámite se te haga lo más llevadero posible.
Shadow
Slider

En Fidelitis defendemos los derechos de los afectados por negligencia o mala praxis médica en Madrid y en todos los juzgados y tribunales del territorio nacional.  Tenemos a los mejores abogados especializados en Derecho Sanitario, y además colaboramos con peritos médicos expertos en la materia, que examinarán el daño corporal y las secuelas físicas y psicológicas derivadas del proceso, con el fin de garantizar la máxima indemnización correspondiente.

Muchas de las personas que han sufrido lesiones o daños a consecuencia de una mala práctica o una negligencia médica presentan asimismo un problema de incapacidad laboral, por lo que también te proporcionamos un asesoramiento integral en este área, en la que somos especialistas líderes a nivel nacional. Ten en cuenta, además, que si se obtiene una incapacidad laboral, la indemnización por negligencia o mala praxis se verá incrementada notablemente.

En Fidelitis sabemos que en este tipo de procedimientos más que el daño económico lo que se busca es la reparación moral y el reconocimiento del error o mala praxis.

¿POR QUÉ CONFIARNOS TU CASO DE NEGLIGENCIA MÉDICA?

Éxito de reclamaciones en negligencias médicas

Éxitos en reclamaciones por negligencias médicas y reconocimientos de incapacidad.

Tenemos una de las tasas de éxito más altas en Derecho Sanitario. Sólo aceptamos el trabajo si se determina la viabilidad del caso tras la correspondiente evaluación por parte de nuestros peritos médicos. Para demostrar la negligencia o mala praxis el perito estudiará tu historial clínico. En su informe pericial determinará si el error cometido se debe a una negligencia, a una mala praxis o a una consecuencia inevitable y no previsible por el personal sanitario, siempre y cuando haya actuado con la diligencia exigida por la Lex Artis Médica.

Sin gastos previos

Sin gastos previos.

Nuestra filosofía es tu tranquilidad económica. Sólo cobramos si ganamos. Por lo tanto, no tienes que adelantarnos los honorarios. Sólo tendrías que pagarnos al final de la reclamación un porcentaje de la misma si ésta tiene éxito. En caso de no prosperar, no tendrías que pagarnos nada. En algunos casos, el perito médico estará incluido dentro de nuestros honorarios.

Vocación de servicio

Vocación de servicio.

Si por algo nos caracterizamos en Fidelitis es por el trato humano y directo con nuestros clientes, siempre desde la empatía.

Profesionalidad y experiencia

Gran profesionalidad y experiencia.

Contamos con los mejores abogados especialistas en negligencias médicas y mala praxis, y trabajamos en colaboración con peritos médicos expertos y altamente cualificados.

Agilidad de procesos judiciales

Agilidad en los procesos judiciales.

Sabemos que una reclamación de este tipo puede hacerse larga y dolorosa. Es por ello que te acompañamos en todo momento tanto en vía extrajudicial como judicial e intentamos que la resolución del caso sea lo más rápida posible.

Una reclamación por negligencia o mala praxis médica puede ir desde la reparación integral del daño mediante una indemnización económica o, en los casos de extrema gravedad, la apertura de un procedimiento penal (homicidio o lesiones por imprudencia profesional).

¿Sabías que tienes derecho a reclamar tanto si la negligencia se ha producido en un centro sanitario público como en uno privado? Puedes enfrentarte a un médico, a un hospital, a una compañía de seguros o a la Administración.

Por experiencia sabemos que los profesionales sanitarios y los hospitales se van a defender con todos los medios existentes a su alcance para no tener que abonarte ninguna indemnización, y para ello contarán con verdaderos especialistas; debes estar preparado para saber a lo que enfrentas.

ABOGADOS NEGLIGENCIAS MÉDICAS A PORCENTAJE

Porque sabemos lo traumático que suele resultar para las personas que han sufrido una mala praxis o una negligencia médica denunciar al hospital o a la clínica que ha causado sus daños y secuelas, queremos ayudarte a iniciar los trámites y el proceso judicial sin que tengas que preocuparte por la parte económica. Es por ello que no tendrás que abonarnos ni un solo euro de entrada. Confiamos y trabajamos bajo el modelo de abogados de negligencias médicas a porcentaje; esto es, sólo te cobraremos un porcentaje de la indemnización si ganamos el juicio, y, por supuesto, previo análisis de viabilidad que nos dirá las posibilidades reales que tienes de ganarlo.

Este nivel de implicación, el hecho de que nuestros honorarios dependan de tu éxito (que es también el nuestro), es algo que otros despachos de abogados, que cobran una tarifa inicial, no te pueden garantizar.

En Fidelitis velamos por tus derechos y por tu tranquilidad financiera desde la más absoluta transparencia.

RECLAMACIÓN POR NEGLIGENCIA MÉDICA EN MADRID

En Fidelitis proporcionamos cobertura jurídica a personas de cualquier parte o región del país, pero si resides en Madrid y has sufrido una negligencia médica en un centro sanitario público, tendrás que presentar una reclamación por Responsabilidad Patrimonial a la Consejería de Sanidad.

Para ello deberás seguir los siguientes pasos:

  • Dar parte de las lesiones producidas.
  • Justificar la presunta relación de causalidad entre éstas y el funcionamiento o mala praxis del servicio público.
  • Presentar la evaluación económica de la responsabilidad patrimonial, si fuera posible.
  • Señalar el momento en que se produjo la lesión.

La tramitación de la reclamación corresponderá a la Secretaría General Técnica, elevando la correspondiente propuesta de resolución o, en su caso, de acuerdo indemnizatorio, al titular de la Consejería de Sanidad.

Es importante recordar que el derecho a reclamar prescribe al año de producido el hecho o el acto que motive la indemnización o de manifestarse su efecto lesivo. En caso de daños de carácter físico o psíquico, el plazo empezará a computarse desde la curación o la determinación del alcance de las secuelas.

En la web oficial de la Comunidad de Madrid tienes más información sobre los trámites y documentos, aunque en Fidelitis estaremos encantados de ayudarte a resolver cualquier duda que tengas en materia legal y, si procede, llevar tu caso a los tribunales, previa evaluación de nuestros peritos médicos.

TIPOS DE NEGLIGENCIAS MÉDICAS MÁS HABITUALES

Las negligencias sanitarias más comunes suelen ser:

  • Retraso o error en el diagnóstico.
  • Falta de información al paciente sobre los riesgos de la operación o tratamiento que se va a realizar.
  • Daños en intervenciones quirúrgicas, como la pérdida de visión en intervenciones oculares tras una operación de cataratas.
  • Daños provocados por medicamentos.
  • Contagios de enfermedades tanto en transfusiones de sangre como en mesas de operaciones.
  • Infecciones hospitalarias contraídas, la mayor parte de las veces, en las unidades de cuidados intensivos (UCI), entre las que destaca la neumonía asociada a ventilación mecánica (NAV).
  • Negligencias en operaciones de cirugía estética: liposucciones, implantes mamarios, etc.
  • Dejarse dentro del cuerpo del paciente material quirúrgico.
  • No prestar asistencia sanitaria con la debida urgencia.
  • Mala praxis odontológica.

Si te reconoces en alguno de estos casos o nos quieres plantear algún otro, ponte en contacto con nosotros y te informaremos de tus derechos. Es importante que cuentes con un abogado experto en negligencias médicas desde el primer momento que tengas la sospecha de haber sido víctima de un error médico. Las reclamaciones que se hacen ante hospitales o clínicas pueden condicionar el proceso posterior. De ahí la necesidad de estar bien asesorado. Recuerda: es mucho lo que te juegas; no sólo tu dinero, sino también tu bienestar.

DAÑOS PSICOLÓGICOS POR MALA PRAXIS

Los trastorno psicológicos en el contexto más amplio de los daños corporales reactivos a un acontecimiento traumático presentan una serie de peculiaridades que hacen su valoración más compleja que en el caso de daño corporal más evidente. Su principal diferencia reside en la valoración de los periodos de estabilización, que son imprecisos, y en la dificultad de prever la permanencia de las secuelas. En muchas ocasiones quedan secuelas físicas de carácter estético, por lo que hay que tomar en cuenta el criterio de perjuicio estético, consistente en cualquier modificación peyorativa que afecta a la imagen de la persona.

Todo esto lo determina el correspondiente Informe Psicológico Pericial, que, amparado en la sintomatología del paciente, puede concluir que existe un Trastorno por Estrés Postraumático, como serían:

  • Reexperimentación persistente del acontecimiento traumático.
  • Evitación persistente de los estímulos asociados a él.
  • Embotamiento de la capacidad de respuesta.
  • Síntomas persistentes de activación.

FAQS NEGLIGENCIAS MÉDICAS

La negligencia médica es un acto mal realizado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad médica y que causa alguna lesión al paciente. Es haber realizado actos no apropiados o no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular.

La mala praxis se produce al apartarse del protocolo sanitario o los estándares de la profesión. Así, la mala praxis puede derivar de un descuido de la diligencia debida. Pero también de una vía de actuación que no habrían seguido otros facultativos

Cuando la asistencia o tratamiento médico recibidos nos han causado una lesión, daño o perjuicio, y siempre que se considere que los resultados son diferentes de los que la mayoría de profesionales hubiesen logrado bajo las mismas circunstancias, estaríamos hablando de negligencia médica.

En primera instancia, deberíamos comprobar si presentamos una lesión, enfermedad o secuela provocada por una mala actuación sanitaria.

No todos los perjuicios ocasionados al paciente pueden ser atribuibles a error médico, pues el personal sanitario no será responsable si durante la intervención o el tratamiento se nos produce un daño que no se podía haber previsto y que no fue consecuencia de su falta de conocimiento. En este supuesto no se podría hablar de negligencia médica.

En primer lugar, y antes de dar un paso en falso, deberías buscar el asesoramiento de un abogado especialista en Derecho Sanitario. Es fundamental que dicho abogado, ademas de ser especialista en negligencias sanitarias cuente con peritos médicos cualificados. El informe pericial suele ser de vital importancia para decidir continuar o no con el expediente.

Además, sería muy útil de cara a una posible reclamación que solicitaras una copia de todos los documentos médicos, y en los casos que sea oportuno, hacer un seguimiento fotográfico de la evolución de la lesión provocada.

Los primeros momentos pueden decidir el éxito o el fracaso del posterior procedimiento.

Habría que distinguir entre los centros médicos públicos o sus profesionales sanitarios (en la Seguridad Social), así como los centros y profesionales médicos privados.

Si la negligencia se comete en la Sanidad Pública (hospitales públicos, centros de salud, ambulatorios), el procedimiento a seguir es una Reclamación por Responsabilidad Patrimonial ante la administración sanitaria competente.

Si la negligencia se comete en la Sanidad Privada (hospitales y centros médicos privados, médicos privados, odontólogos, centros de cirugía estética, cirujanos plásticos, etc.), el procedimiento a seguir es una Demanda por Responsabilidad Civil contra los causantes del daño, ante la jurisdicción civil.

En ambos casos existe la posibilidad de acudir a la jurisdicción penal.

Si estamos sopesando iniciar un procedimiento judicial por un error médico, el plazo para reclamar es un factor crucial, porque, por lo común, tiende a ser breve.

El plazo del que dispone una víctima de negligencia médica para reclamar viene determinado legalmente y dependerá, por un lado, del tipo de procedimiento que se desee emprender (ante la Sanidad Pública o Privada) y, por otro lado, del daño generado.

En caso de fallecimiento, el plazo de sus familiares y allegados para reclamar será de un año a contar desde la fecha en que se produjo.

En caso de secuelas, el plazo para reclamar también será de un año, pero para evitar el riesgo de incurrir en una prescripción, lo más aconsejable es computar el plazo desde la fecha de alta médica.

En este punto también conviene distinguir entre daño continuado y daño permanente.

En la Sanidad Privada el plazo de prescripción es de cinco años, salvo en aquellos casos en los que el paciente haya fallecido y/o cuando se quiera reclamar contra personas o entidades con las que no se haya suscrito un contrato.

Si a consecuencia de la negligencia médica se inicia un proceso de incapacidad laboral permanente, el plazo de la prescripción empezará a contar desde la fecha de resolución de la incapacidad laboral.