Incapacidad Laboral por Artrosis Cervical y Lumbar

Si sufres de artrosis cervical y lumbar y quieres saber si podrías obtener una incapacidad laboral, en Fidelitis estudiaremos la viabilidad de tu caso y te asesoraremos sobre el grado de incapacidad o discapacidad que puedes obtener y la pensión que te correspondería.
Shadow
Slider

DEFINICIÓN: QUÉ ES LA ARTROSIS CERVICAL

Definición de artrosis cervical Se conoce como artrosis a la enfermedad degenerativa de las articulaciones, que afecta tanto al cartílago como al hueso y a los tejidos blandos de la articulación. La artrosis u osteoartritis puede dañar la zona de la cadera, las rodillas, las manos, los pies y la columna vertebral. Cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna se llama artrosis cervical o cervicoartrosis.

La columna vertebral del ser humano se divide en cuatro segmentos:

  1. Cervical
  2. Dorsal
  3. Lumbar
  4. Sacro-coccígeo

La columna cervical, región anatómica donde se origina esta patología, está formada por siete vértebras y discos intervertebrales, y el desgaste se crea en las articulaciones entre cada dos vértebras, que forman un canal en cuyo interior se halla una estructura nerviosa: la médula espinal. De ella brotan raíces nerviosas en dirección a los brazos y las manos.

Cuando se produce una degeneración, se van creando huesos fuera de los límites de las vértebras, que comprimen el espacio y ejercen presión sobre los nervios, que se inflaman causando dolor en cuello, hombros y brazos.

La cervicoartrosis afecta de forma directa los discos intervertebrales de la parte superior de la columna, y más específicamente a las cervicales C5-C6 y C6-C7.

La artrosis cervical se distingue por una pérdida de la movilidad y de autonomía en las personas, a lo que habría que añadir un dolor asociado al movimiento de la articulación.

Más del 30% de todas las incapacidades laborales en España, tanto permanentes como temporales, están motivadas por la artrosis. Además, el 50% de las bajas laborales por incapacidad permanente atribuidas a enfermedades reumáticas corresponden a trabajadores con artrosis.

La artrosis cervical puede aparecer a cualquier edad, aunque suele hacerlo entre los 30 y los 50 años, tanto en hombres como en mujeres (aunque ellas son más propensas).

Tipos de artrosis cervical

Hay dos tipos de artrosis cervical:

  1. Idiopática. Cuando la causa es desconocida. Es la más frecuente.
  2. Secundaria. Cuando está causada por un traumatismo, una infección, una malformación congénita, etc.

Incapacidad laboral por lumboartrosis

La lumboartrosis, al ser una patología muy relacionada con el esfuerzo y la sobrecarga, presenta, por lo general, una sintomatología y unas alteraciones funcionales que pueden justificar una incapacidad laboral. Cuando existe debilidad, rigidez y adormecimiento de las piernas, y más aún si hay formación de osteofitos o hernia discal, puede interferir en la realización del trabajo habitual, sobre todo si se trata de un trabajo que comporte mucha actividad física. Asimismo, cuando la afectación es a nivel cervical, la lumboartrosis puede afectar también a trabajos sedentarios de oficina.

No es fácil que el Tribunal Médico conceda una incapacidad permanente absoluta por lumboartrosis, pero sí es más factible lograr un grado de total para la profesión habitual para trabajos que requieran un sobreesfuerzo o sobrecarga importante de la columna.

Incapacidad permanente por distonía cervical

La distonía es un síndrome neurológico caracterizado por contracciones musculares involuntarias de carácter sostenido que provoca movimientos torsionales repetitivos o posturas anormales. Suele estar localizado en la zona cervical, aunque puede extenderse a zonas altas de la espalda o incluso a los brazos. En las distonías cervicales el dolor es un síntoma frecuente. Hasta dos tercios de los pacientes con tortícolis distónica pueden referir dolor continuo recurrente.

Se calcula que en España hay unos 15.500 pacientes con algún tipo de distonía. La distonía cervical es la más frecuente, seguida por la craneal y la espasmódica.

La distonía puede causar una importante incapacidad funcional. Se estima que aproximadamente un tercio de los enfermos con distonía generalizada necesita usar silla de ruedas, y que otro tercio está seriamente incapacitado a nivel de funciones motoras para las actividades de la vida diaria. Es por ello que, en los casos más avanzados de la enfermedad, es posible lograr una incapacidad permanente por distonía cervical en grado de total o absoluta.

Incapacidad permanente por coxartrosis bilateral

La coxartrosis o artrosis de cadera es una destrucción o degeneración del cartílago que recubre la articulación de la cadera y el fémur, y se caracteriza por el dolor en relación con la actividad física, sobre todo en la región inguinal, y la disminución de la movilidad de la misma. También pueden existir crujidos y pérdida de fuerza en la pierna, y en un estadio avanzado es habitual la cojera e incluso la implantación de una prótesis de cadera. La coxartrosis puede estar provocada por diversos factores como el envejecimiento, los traumatismos, un rozamiento excesivo o infecciones.

Entre las limitaciones funcionales que puede ocasionar esta patología están el dolor, la limitación para efectuar giros o para mantener posturas de bipedestación o sedestación prolongada, así como para manejar cargas en las que se vean involucradas la cadera y los miembros inferiores.

Por todo ello, cuando el paciente presenta una reducción de movilidad y han fallado todos los tratamientos sin experimentar mejoría, es posible conseguir una incapacidad permanente por coxartrosis bilateral.

CAUSAS DE LA ARTROSIS CERVICAL

La artrosis cervical se atribuye a factores hereditarios y ambientales como malas posturas, un traumatismo previo, malformaciones, una infección o un pinzamiento del nervio.

Sin embargo, la causa principal de la artrosis cervical es el desgaste connatural a la edad, que hace que se produzcan microtraumatismos repetitivos por los que el cartílago de las articulaciones que lo recubre y el disco existente entre las vértebras disminuyan su grosor y pierdan su función amortiguadora, impidiendo absorber los impactos.

SÍNTOMAS DE LA ARTROSIS CERVICAL

Síntomas de artrosis cervicalEl síntoma más común de la cervicoartrosis es el dolor del cuello (cervicalgia), que puede ocurrir de modo agudo (esto es, con una aparición súbita y desaparición a los pocos días) o de forma crónica. En este caso, el dolor irrumpe más lentamente, mientras que su duración es mayor, de semanas a meses. Su intensidad puede ser leve o moderada, y suele localizarse en la parte posterior e inferior del cuello.

Otros síntomas de la artrosis cervical son:

  • Sensación de rigidez en el cuello. Muy habitual.
  • Sensación de hormigueo o pérdida de fuerza en un brazo o una mano (neuralgia cérvicobraquial o cérvicobraquialgia). Esto es muy poco frecuente. Ocurre cuando una parte de la vértebra artrósica comprime una de las raíces nerviosas que sale de ella.
  • Crujimientos y ruidos articulares durante el movimiento.
  • Alteraciones visuales.
  • Acúfenos.
  • Dolor de cabeza.

Con todo, no hay que olvidar que en muchas personas la artrosis cervical no produce ningún síntoma.

El 73 % de las personas mayores de 50 años padece algún tipo de dolencia articular o muestra signos radiológicos de artrosis, según la OMS.

Cervicoartrosis: enfermedad profesional

La cervicoartrosis es una de las enfermedades profesionales más frecuentes, especialmente en trabajos físicos y mecánicos como reponedor o cajero de supermercado o mudanzas y carga y descarga. En este tipo de labores las vértebras del cuello y de la espalda suelen sufrir un mayor desgaste. El dolor hace muy difícil que se pueda trabajar con artrosis en la columna.

Cuando la cervicoartrosis es degenerativa, puede ser una patología discapacitante y dar lugar a una incapacidad laboral, e incluso a una jubilación anticipada.

TRATAMIENTO DE LA ARTROSIS CERVICAL

Tratamiento para artrosis cervicalNo existe un tratamiento que pueda curar la artrosis, pero sí hay técnicas y medios para evitar sus complicaciones y mejorar la calidad de vida del paciente. Según cada caso, el reumatólogo puede prescribir un tratamiento físico y/o farmacológico basado en:

  • Analgésicos y antiinflamatorios para las crisis de dolor.
  • Relajantes musculares para aliviar las contracturas.
  • Fisioterapia para corregir la postura, alinear la columna y fortalecer el cuello.
  • Uso de un collarín cervical blando y aplicación de calor local (si hay cervicalgia).
  • Dormir en una buena posición, con la cabeza y cuello alineados con el cuerpo.

Sólo en un pequeño porcentaje de los casos es necesario recurrir a la cirugía.

ÚLTIMOS AVANCES EN ARTROSIS CERVICAL

Nuevas investigaciones, aún en fase experimental, ya no se limitan a mitigar el dolor de la artrosis, sino que ponen su foco en un objetivo más ambicioso: buscar una cura para la enfermedad.

En ese contexto se está probando un nuevo y prometedor fármaco, cuyo nombre no comercial es ABT-981. Se trata de un inyectable que puede frenar la acción de la interleucina 1, una citosina indispensable en la interconexión celular, cuya alteración podría estar relacionada con el desarrollo de artrosis reumática. Este medicamento proporcionaría los anticuerpos necesarios para evitar las lesiones que afectan a la elasticidad y fortaleza de los cartílagos.

Estas investigaciones han comenzado en Estados Unidos con unos primeros resultados que invitan al optimismo, aunque aún le queda un largo camino para convertirse en una alternativa real a los tratamientos basados en radiofrecuencia y en inyectables de ácido hialurónico que ayudan a la regeneración del tejido conectivo.

En nuestro país, un estudio realizado por el grupo de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de Coruña (Chuac), en colaboración con el equipo de Biofarma de la Universidad de Santiago, ha establecido una vinculación entre un fármaco utilizado para el colesterol (fenofibrato) con una mejor función articular de aquellas personas que tienen artrosis. Actualmente están buscando financiación para iniciar los ensayos clínicos.

ASESORAMIENTO JURÍDICO Y LEGAL

Asesoramiento jurídico sobre artrosis cervicalSi padeces artrosis cervical, lumbar o degenerativa, ¿sabes que tal vez podrías obtener una pensión por discapacidad o incapacidad laboral? En Fidelitis queremos ayudarte a resolver tus dudas en materia jurídica y legal.

¿Qué tipo de incapacidad laboral puedo conseguir si padezco artrosis cervical?

Como cualquier enfermedad, lo que determina el tipo de incapacidad laboral es cómo afectan las secuelas a tu capacidad para trabajar.

Actualmente se han obtenido sentencias favorables de incapacidad laboral por artrosis cervical. Cuando el INSS ha concedido la incapacidad, la mayoría de las veces ha consistido en una incapacidad permanente total para la profesión habitual, y en algunos casos una incapacidad permanente absoluta. También es verdad que, en multitud de ocasiones, la artrosis cervical suele venir acompañada de otras patologías que pueden agravar el estado de salud de la persona afectada, alcanzando una Gran Invalidez. Es por ello que es posible obtener la dependencia o una pensión por incapacidad laboral en cualquiera de sus grados si además de la artrosis cervical concurren otras patologías.

En el caso de una incapacidad laboral por artrosis cervical, los informes médicos y periciales que demuestren las limitaciones del sujeto para el ejercicio de su profesión habitual (por ejemplo, un obrero o un albañil que tienen que soportar grandes pesos) serán fundamentales para obtener un grado de incapacidad permanente.

Si tengo ya concedida una incapacidad laboral en grado de total o absoluta por artrosis cervical desde hace tiempo, ¿puedo solicitar ahora una absoluta o una gran invalidez?

Si ha existido algún tipo de agravamiento de las secuelas de la artrosis cervical o has desarrollado una nueva patología, puedes solicitar una revisión de grado por agravamiento para obtener la absoluta o la gran invalidez, de modo que tu pensión se vería incrementada sensiblemente.

¿Cuánto puedo llegar a cobrar con una incapacidad laboral por artrosis cervical?

El importe de la pensión depende del grado de incapacidad laboral que obtengas. Si se trata de una total el cálculo se realiza sobre las bases de cotización de los últimos 8 años y, por ejemplo, si tu salario bruto ha sido de 1.500 euros al mes de media, entonces cobrarás una pensión del 55% de los 1.500 euros; es decir, 825 euros brutos, y del 75%, es decir, 1.125 euros brutos, a partir de los 55 años si no estás trabajando en otro empleo que sea compatible con la pensión.

Si se trata de una absoluta el cálculo se realiza igual que en el caso anterior, así que con el mismo ejemplo de salario entonces cobrarás una pensión de 1.500 euros netos ya que no está sujeta a retención.

En el caso de obtener una gran invalidez, además del importe de la absoluta, cobrarás un complemento de mínimo el 45% y hasta un 90% aproximadamente. Es decir, si nos fijamos en el ejemplo anterior, una persona que haya estado cotizando de forma estable en base a 1.500 euros puede llegar a cobrar una pensión de mínimo 2.175 euros y hasta aproximadamente 2.850 euros.

Además, si una persona ha estado cotizado a bases máximas de cotización, las pensiones por gran invalidez pueden superar incluso los 4.500 euros, ya que, aunque la pensión máxima para 2020 es de 2.683,34 euros netos, el complemento de gran invalidez se calcula sobre la base de cotización, así que podemos obtener pensiones de un altísimo valor económico para una gran invalidez y, por supuesto, tampoco están sujetas a retenciones.

¿Qué grado de discapacidad me corresponde si sufro artrosis cervical?

En el caso del grado de discapacidad, lo que se mide es cómo te afectan las secuelas de la enfermedad a todos los aspectos de tu vida diaria, desde que te levantas hasta que te acuestas, incluidas tus relaciones laborales, sociales, familiares, etc.

En este caso dependerá del grado de avance de la enfermedad y de sus secuelas, pero lo normal es que con un grado de afectación moderada se pueda obtener el mínimo del 33%, y en los casos más graves, cuando además de la artrosis cervical concurren otras patologías, se supere el 65%.

Nuestros abogados especialistas en discapacidad te asesorarán sobre cualquier duda legal que te pueda surgir.

Teniendo artrosis cervical, ¿puedo obtener la dependencia y en qué grado?

La dependencia mide cómo afectan las secuelas de la enfermedad a la realización de los actos básicos de tu vida diaria: higiene, alimentación, desplazamiento, etc., así que, en los casos avanzados de la patología, cuando ataca a varios órganos o gravemente a alguno de ellos, se puede obtener cualquiera de los 3 grados de dependencia; esto es, dependencia moderada, severa o gran dependencia.

¿Estoy obligado a informar a mi empresa de que he solicitado la incapacidad laboral a causa de la artrosis cervical que padezco? ¿Se pueden enterar?

No, la empresa no se va a enterar de que estás tramitando la incapacidad laboral, excepto que tú mismo se lo digas y, por supuesto, no estás obligado a informar de que la estás solicitando. Es una información absolutamente confidencial.

¿Puedo solicitar la incapacidad laboral por artrosis cervical si estoy trabajando, o tengo que esperar a estar de baja y agotar los 18 meses?

No es obligatorio esperar a agotar los plazos de la baja médica para solicitar la incapacidad laboral; es más, es preferible no esperar a agotarlos, ya que de esta manera, si la solicitud la haces tú sin esperar a que la inspección intervenga, serás tú mismo quien tenga el control de tu expediente sabiendo en cada momento qué documentos quieres presentar en la solicitud, etc.

Lo que sí es siempre recomendable es que estés muy bien informado de los pasos a seguir y qué documentos te favorecen y cuáles no y, a ser posible, que te pongas en manos de abogados especialistas en incapacidad laboral permanente.

Si estoy jubilado por coeficientes reductores, ¿puedo solicitar la incapacidad laboral por artrosis cervical?

Sí. Si aún no has cumplido los 65 años, puedes solicitarla, y además están en la obligación de dártela y, por lo tanto, lo normal es que obtengas una pensión superior a la que estás cobrando actualmente.

En el caso de haber superado los 65 años de edad se podría intentar, pero el caso se complica y habrá que acudir con absoluta seguridad a los tribunales de justicia siempre que podamos demostrar que el hecho causante es anterior a la edad legal de jubilación.

Aquí tienes más información sobre jubilación anticipada por enfermedad crónica.

¿Están obligados a adaptar mi puesto de trabajo si sufro artrosis cervical y lo comunico en mi empresa?

El Real Decreto de marzo de 2019 trata sobre la adaptación del puesto de trabajo e insta a hacer un esfuerzo para que las personas que sufren una determinada enfermedad (en este caso, artrosis cervical) traten de obtener mejoras en sus puestos de trabajo en términos de flexibilidad horaria, teletrabajo, adquisición de herramientas tecnológicas, mayor luminosidad, etc., pero la realidad es que se trata de un traje a medida para cada trabajador y empresa.

En estas circunstancias se abre un espacio de negociación con el empresario que debe demostrar que ha realizado sus máximos esfuerzos para realizar dicha adaptación, pero no significa que para ello deba hipotecar, por ejemplo, su viabilidad financiera.

Por este motivo, lo mejor es hacer un análisis pormenorizado de las necesidades y de las posibilidades de la empresa para tratar de llegar al mejor escenario posible para el empleado acorde con las posibilidades de la empresa.

Si padezco artrosis cervical, ¿puedo compatibilizar una pensión por incapacidad laboral con un trabajo?

La Ley General de la Seguridad Social dice exactamente que puedes hacerlo siempre y cuando tu nuevo trabajo esté especialmente adaptado a las secuelas de tu enfermedad.

Si tienes una total no hay problema. Lo único que no puedes hacer es desarrollar las mismas tareas que hacías en el trabajo que desarrollabas cuando te dieron la incapacidad laboral.

Pero en el caso de la absoluta o la gran invalidez, la experiencia nos dice que puedes hacerlo únicamente en centros especiales de empleo que, efectivamente, cumplan con estos requisitos y, además, realizando obviamente los trámites adecuados ante la Administración para compatibilizar pensión por incapacidad laboral y nuevo empleo.

¿Qué pasa si soy discriminado por mi artrosis cervical? ¿Puedo denunciarlo?, ¿cómo debería hacerlo?

Claro que puedes denunciarlo. Además, debes hacerlo para tratar de que no les suceda a otros en el futuro. Dependiendo del tipo de discriminación a la que hayas sido sometido, el procedimiento y el organismo es diferente, desde Instituciones Públicas como Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, etc., pasando obviamente por llevar al infractor ante los tribunales de justicia.

¿Qué hago si me están acosando en mi trabajo para que me vaya al haberse enterado de que tengo artrosis cervical?

El acoso laboral es otro tipo de discriminación que, además, dependiendo del grado, puede incluso estar tipificada como delito penal.

Lo primero que debes hacer es documentar el acoso con todo el material del que dispongas (emails, grabaciones, testimonios, etc.) para, a continuación, ponerlo en manos de un abogado especialista en acoso laboral que te ayude a poner fin al hostigamiento y te proteja dentro de tu entorno laboral.

Certificado de discapacidad por artrosis

Si padeces artrosis cervical o lumbar crónica, podrías plantearte solicitar el certificado de discapacidad. En tal caso te citarían para pasar el reconocimiento médico ante el Equipo de Valoración y Orientación (EVO), donde un médico evaluará tu estado de salud. Pasado un mes recibirás una notificación con el grado de discapacidad otorgado.

A partir del 33%, se te concedería el certificado de discapacidad, que representa numerosas ventajas: desde asistencia sanitaria y prestación farmacéutica hasta la exención en determinados impuestos, pasando por la titularidad de la tarjeta de movilidad y estacionamiento o el acceso a viviendas de protección oficial. Además, con un grado de discapacidad del 65% o superior tendrías acceso a pensiones no contributivas.

Si quieres solicitar el certificado de discapacidad por artrosis, nuestros abogados especialistas en discapacidad te darán asesoramiento en todo momento, estudiando la viabilidad de tu caso.

ASOCIACIONES CON LAS QUE COLABORAMOS

En Fidelitis colaboramos y prestamos cobertura jurídica a las principales asociaciones españolas de artritis, artrosis y enfermedades reumáticas, como:

  • Asociación Madrileña de Personas con Artritis Reumatoide - AMAPAR
  • Asociación Valenciana de Afectados de Artritis - AVAAR
  • Asociación de Padres de Niños y Jóvenes con Enfermedades Reumáticas de la Comunidad Valenciana - ASPANIJER

Si necesitas ayuda o quieres que intercedamos por ti, contacta con nosotros en consultas@fidelitis.es facilitándonos tus datos personales y tu localidad.

¿Quieres saber más sobre otras enfermedades que pueden causar incapacidad laboral permanente o discapacidad?