Incapacidad permanente por cáncer

Si te han diagnosticado un cáncer, en Fidelitis podemos ayudarte a que se te reconozca una incapacidad permanente o un grado de discapacidad. Pídenos asesoramiento y te informaremos sobre la viabilidad de tu caso y la cuantía de la pensión de invalidez que puedes obtener.
Shadow
Slider

DEFINICIÓN: QUÉ ES EL CÁNCER

Definición de cáncerCon el término cáncer nos referimos a un grupo numeroso de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales que se dividen de manera incontrolable y tienen la capacidad de infiltrarse y destruir el tejido corporal, así como, en muchos casos, de extenderse a otras partes del cuerpo (lo que se conoce como metástasis).

Mientras que las células normales se dividen y mueren durante un período de tiempo programado, las células cancerosas o tumorales desarrollan mutaciones que no son reparadas y pierden la capacidad para morir, dividiéndose casi sin límite. Esta multiplicación celular hace que se formen unas masas denominadas tumores o neoplasias, que en su expansión pueden destruir y sustituir a los tejidos normales.

Cuando un tumor crece, el torrente sanguíneo o el sistema linfático pueden transportar células cancerosas a otras partes del cuerpo. Durante este proceso, conocido como metástasis, las células cancerosas se multiplican pudiendo desarrollar nuevos tumores.

Uno de los primeros lugares donde el cáncer a menudo se disemina son los ganglios linfáticos, aunque también puede expandirse a través del torrente sanguíneo a otras zonas más lejanas del cuerpo, lo que puede incluir huesos, pulmones, hígado o cerebro (no obstante, el cáncer siempre recibe su nombre en función del área donde se inició; por ejemplo, si el cáncer de mama se extiende a los pulmones, se llamará cáncer de mama metastásico, no cáncer de pulmón).

Es preciso señalar que algunos cánceres pueden no forman tumores (las leucemias, la mayoría de los tipos de linfoma y el mieloma) y que no todos los tumores son malignos o cancerosos. También hay tumores que crecen a un ritmo lento, que no se diseminan ni infiltran los tejidos circundantes. De ahí que reciban el calificativo de benignos.

En España el cáncer es una de las principales causas de mortalidad (constituye la segunda causa alcanzando el 27,86% de los fallecimientos, tan sólo superado por las enfermedades cardiovasculares).

En la población masculina los responsables del mayor número de decesos fueron el cáncer de pulmón, colorrectal y próstata, mientras que en mujeres fueron el de mama, colorrectal y pulmón.

En los últimos 20 años, la mortalidad por cáncer en Europa ha disminuido de manera muy significativa, gracias, sobre todo, al diagnóstico precoz. Según el informe ‘Las cifras del cáncer en España’, realizado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la mortalidad por cáncer se ha reducido en los últimos años en un 1,3%, aun cuando el número de tumores diagnosticados en nuestro país en el año 2019 alcanzó la cifra de 277.234.

Tipos de cáncer

Por lo general, el tipo de cáncer lo define el tejido u órgano en el que se origina, aunque, en sentido estricto, existen tantos tipos de cánceres como enfermos, cada uno con sus alteraciones moleculares y celulares específicas.

  • Carcinomas: estos cánceres se originan a partir de células epiteliales. Representan más del 80% de la totalidad, incluyendo las variedades más comunes de cáncer de pulmón, mama, colon, próstata, páncreas y estómago, entre otros.
  • Sarcomas: cuando se forman a partir del tejido conectivo o conjuntivo, como los músculos, huesos, cartílagos o el tejido graso. Los más comunes son los sarcomas óseos.
  • Leucemias: cuando se originan en la médula ósea, que es el tejido encargado de producir glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Los 4 tipos principales de leucemia son leucemia linfocítica aguda, leucemia linfocítica crónica, leucemia mieloide aguda y leucemia mieloide crónica.
  • Linfomas: cuando se desarrollan a partir del tejido linfático, como el existente en ganglios y órganos linfáticos. Hay 2 tipos principales de linfomas: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin.

Baja laboral por cáncer

El cáncer es una patología que, excepto en estadios primarios y poco avanzados, es altamente invalidante e incapacitante por las secuelas que provoca, no ya sólo como consecuencia de la enfermedad, sino también por los tratamientos y cirugías tan agresivas, así como por el padecimiento psicológico que a menudo ocasiona al paciente.

Si tienes un tumor en un estadio avanzado o con metástasis y estás recibiendo quimioterapia o radioterapia, con toda seguridad tendrás que solicitar una baja laboral. Aun cuando presentes una remisión de la sintomatología, para considerar que estás curado será preciso que transcurra un período de tiempo largo sin recidiva (que, siguiendo criterios médicos, la jurisprudencia ha fijado en 5 años).

Lo normal, si el paciente está en pleno tratamiento, pero ya lleva 18 meses de baja, es que se le conceda la incapacidad.

CAUSAS DEL CÁNCER

Causas del cáncerEl cáncer es una enfermedad ocasionada por cambios (mutaciones) en el ADN o/y en los mecanismos de regulación (daño epigenético) de las células, lo que deviene en una proliferación celular incontrolada.

El ADN dentro de una célula viene determinado por gran número de genes individuales. Cada uno de ellos contiene un grupo de instrucciones que indica a la célula qué funciones realizar, cómo crecer y dividirse. Los errores en las instrucciones pueden hacer que la célula deje de funcionar con normalidad y se convierta en una célula cancerosa.

Una mutación genética puede indicarle a una célula sana que permita un crecimiento acelerado, no detenga el crecimiento descontrolado de células o cometa errores al reparar daños en el ADN.

Factores de riesgo

Algunas mutaciones genéticas son de nacimiento, pero la mayoría se dan con posterioridad y no son hereditarias.

Algunos factores de riesgo son:

  • Tabaquismo.
  • Alcohol.
  • Radiación.
  • Virus.
  • Infecciones bacterianas (Helicobacter pylori).
  • Químicos y agentes cancerígenos.
  • Obesidad.
  • Hormonas.
  • Inflamación crónica.
  • Sedentarismo.

El tabaquismo representa el principal carcinógeno ambiental, siendo la primera causa de cáncer de pulmón, y un factor importante en otros cánceres como los de cabeza y cuello, esófago, estómago y páncreas. Asimismo, el consumo excesivo de alcohol se asocia a un mayor riesgo de sufrir diversos tipos de cáncer, particularmente de cavidad oral, laringe y esófago.

La radiación ultravioleta es una radiación de baja energía que se asocia al cáncer de piel (melanoma) en personas muy expuestas a la luz solar.

SÍNTOMAS DEL CÁNCER

Síntomas de cáncerLos síntomas provocados por el cáncer dependerán de cuál sea la parte del cuerpo afectada, así como de la velocidad de su desarrollo y de su posible metástasis. No obstante, algunos síntomas generales (que no específicos) asociados a esta enfermedad son:

  • Bulto o engrosamiento que puede palparse bajo la piel: muchos tumores primarios, o sus metástasis, pueden causar hinchazón o tumor cuando crecen en partes visibles del cuerpo, como la piel, la mama o la cavidad oral.
  • Cambios de peso: aumentos o pérdidas de peso inexplicables.
  • Cambios en la piel: pigmentación amarillenta, oscurecimiento o enrojecimiento de la piel, llagas que no se curan o cambios en lunares existentes.
  • Cambios en los hábitos de evacuación de la vejiga o los intestinos (diarrea y estreñimiento).
  • Fatiga.
  • Tos persistente, ronquera o dificultad para respirar.
  • Dificultad para deglutir.
  • Indigestión persistente o malestar después de comer.
  • Dolor muscular o articular persistente, sin causa aparente.
  • Fiebre o sudoraciones nocturnas persistentes, sin causa aparente.
  • Sangrado o hematomas sin causa aparente.
  • Problemas cerebrales y del sistema nervioso.

Otras expresiones comunes de la enfermedad son las derivadas de las alteraciones sanguíneas, en forma de anemia, infecciones y alteraciones de la coagulación.

Aquellas personas que superan un cáncer tienen un riesgo de recurrencia o recidiva.

TRATAMIENTO DEL CÁNCER

Tratamiento para cáncerLos estudios son concluyentes: los exámenes para la detección del cáncer pueden salvar vidas mediante el diagnóstico precoz.

Para referirse a su evolución, se habla de estadios del cáncer, los cuales se indican mediante números romanos (de I a IV); a mayor número significará que el cáncer se encuentra en una fase más avanzada. Gracias a las nuevas terapias y tratamientos combinados el número de tumores con enfermedad avanzada que se pueden curar es cada vez más alto.

Las opciones de tratamiento variarán en función de diversos factores, como el tipo y el estadio del cáncer, así como los beneficios y riesgos para el paciente. El objetivo del tratamiento oncológico puede ser primario (para extirpar completamente el cáncer o destruir las células cancerosas), adyuvante (para reducir la probabilidad de que el cáncer reaparezca) o paliativo (para ayudar a aliviar los efectos secundarios del tratamiento o los síntomas provocados por la enfermedad).

Dentro de la amplia variedad de tratamientos oncológicos disponibles, los más habituales son:

  • Cirugía: extirpar el cáncer por completo o en la mayor medida posible.
  • Quimioterapia: es una técnica terapéutica que consiste en la administración de diversos fármacos para destruir las células cancerosas.
  • Radioterapia: utiliza rayos de energía de alta potencia (como los rayos X) para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede provenir de una máquina que se encuentra fuera del cuerpo (radioterapia con haz externo) o dentro (braquiterapia).
  • Trasplante de médula ósea o trasplante de células madre: un trasplante de médula ósea puede usar tus propias células o células de un donante para generar glóbulos.
  • Inmunoterapia: también conocida como terapia biológica, usa el sistema inmunitario del organismo para combatir el cáncer. El cáncer puede sobrevivir sin ser detectado en el cuerpo debido a que el sistema inmunitario no lo reconoce como un intruso. En este sentido, la inmunoterapia puede ayudar al sistema inmunitario a detectar el cáncer y atacarlo.
  • Tratamiento hormonal: algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama y el de próstata, se ven potenciados por las hormonas del cuerpo. Eliminar esas hormonas o anular sus efectos puede detener el crecimiento de las células cancerosas.
  • Tratamiento farmacológico dirigido: se enfoca en las anomalías específicas presentes en las células cancerosas que les permiten sobrevivir.

ÚLTIMOS AVANCES CIENTÍFICOS EN CÁNCER

Dada su alta prevalencia, el cáncer es una de las patologías para las que se destinan mayores recursos y equipos de investigación, así que prácticamente cada semana aparecen nuevos estudios que nos acercan a una cada vez más posible cura de esta enfermedad.

Algunos de los nuevos enfoques se centran en la identificación de biomarcadores antes de la aparición del cáncer o en bacterias contra los tumores. La biopsia líquida, por ejemplo, permite detectar células tumorales en la sangre gracias al análisis de su ADN. A diferencia de las biopsias de tejidos, se trata de un procedimiento poco invasivo que a corto plazo puede ser una herramienta muy útil para la detección precoz y la prevención del cáncer.

También se están dando grandes avances en inmunoterapia gracias a un fármaco experimental que intenta activar las propias defensas del paciente (sobre todo los linfocitos T) bloqueando la enzima PAK4, que es la que evita que los linfocitos puedan acceder al tumor.

Otra novedosa técnica para vencer las defensas tumorales consiste emplear bacterias que logren señalar a los tumores para que el sistema inmune los ataque. La proteína CD47 sirve de camuflaje a las células cancerosas para no ser reconocidas como anómalas. Los investigadores han logrado diseñar bacterias que se introducen en el tumor creando unos nanocuerpos que, al unirse a CD47, consiguen que deje de ser invisible para el sistema inmune. Este descubrimiento (que ya existía conceptualmente hace 20 años, pero que entonces era técnicamente imposible) podría facilitar la creación de vacunas que despierten al sistema inmune contra los antígenos.

Una de las claves está en conseguir terapias específicas a cada mutación y a cada persona, para lo que ya se están empleando modelos matemáticos e inteligencia artificial. Asimismo, el futuro de la investigación del cáncer y la prevención de la metástasis pasa por tecnologías como la nanotecnología o las terapias génicas.

ASESORAMIENTO JURÍDICO Y LEGAL

Asesoramiento jurídico sobre cáncerSi padeces cáncer, ¿sabes que podría corresponderte una pensión por discapacidad o incapacidad laboral o un grado de dependencia? En Fidelitis queremos ayudarte a resolver tus dudas en materia jurídica y legal.

¿Qué tipo de incapacidad laboral puedo conseguir si tengo cáncer?

Como cualquier enfermedad, lo que marca el tipo de incapacidad laboral es cómo afectan las secuelas que cada individuo padece a su capacidad para trabajar, pero al tratarse de una enfermedad que puede afectar a varios órganos e ir agravándose, puede corresponder una incapacidad total si estás afectado en pocos órganos y en una fase inicial; una absoluta si las secuelas se han agravado; o incluso una gran invalidez en los casos más graves.

Si tengo ya concedida una incapacidad laboral en grado de total o absoluta por cáncer desde hace años, ¿puedo solicitar una absoluta o una gran invalidez ahora?

Si ha existido algún tipo de agravamiento de las secuelas del cáncer o has desarrollado una nueva patología, puedes solicitar una revisión de grado por agravamiento para obtener la absoluta o la gran invalidez, de modo que tu pensión se vería incrementada sensiblemente.

¿Cuánto puedo llegar a cobrar con una incapacidad laboral por cáncer?

El importe de la pensión depende del grado de incapacidad laboral que se obtenga. Si se trata de una total el cálculo se realiza sobre las bases de cotización de los últimos 8 años y, por ejemplo, si tu salario bruto ha sido de 1.500 euros al mes de media, entonces cobrarás una pensión del 55% de los 1.500 euros; es decir, 825 euros brutos, y del 75%, es decir, 1.125 euros brutos, a partir de los 55 años si no estás trabajando en otro empleo que sea compatible con la pensión.

Si se trata de una absoluta el cálculo se realiza igual que en el caso anterior, así que con el mismo ejemplo de salario entonces cobrarás una pensión de 1.500 euros netos ya que no está sujeta a retención.

En el caso de obtener una gran invalidez, además del importe de la absoluta, cobrarás un complemento de mínimo el 45% y hasta un 90% aproximadamente. Es decir, si nos fijamos en el ejemplo anterior, una persona que haya estado cotizando de forma estable en base a 1.500 euros puede llegar a cobrar una pensión de mínimo 2.175 euros y hasta aproximadamente 2.850 euros.

Además, si una persona ha estado cotizado a bases máximas de cotización, las pensiones por gran invalidez pueden superar incluso los 4.500 euros, ya que, aunque la pensión máxima para 2020 es de 2.683,34 euros netos, el complemento de gran invalidez se calcula sobre la base de cotización, así que podemos obtener pensiones de un altísimo valor económico para una gran invalidez y, por supuesto, tampoco están sujetas a retenciones.

¿Qué grado de discapacidad me corresponde si tengo cáncer?

En el caso del grado de discapacidad, lo que se mide son cómo afectan las secuelas de la enfermedad en todos los aspectos de la vida diaria, desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, incluidas las relaciones laborales, sociales, familiares, etc.

En este caso dependerá del estadio del cáncer y de sus secuelas, pero lo normal es que con un grado de afectación moderada se pueda obtener el mínimo del 33%, y en los casos más graves se supere el 65%.

Nuestros abogados expertos en discapacidad te asesorarán sobre cualquier duda legal que te pueda surgir.

Teniendo cáncer, ¿puedo obtener la dependencia y en qué grado?

La dependencia mide cómo afectan las secuelas de la enfermedad de cada individuo a la realización de los actos básicos de la vida diaria; es decir, higiene, alimentación, desplazamiento, etc., así que, en los casos avanzados de la enfermedad, cuando ataca a varios órganos o gravemente a alguno de ellos, se puede obtener cualquiera de los 3 grados de dependencia; esto es, dependencia moderada, severa o gran dependencia.

¿Estoy obligado a informar a mi empresa de que he solicitado la incapacidad laboral a causa de cáncer que padezco? ¿Se pueden enterar?

No, la empresa no se va a enterar de que estás tramitando la incapacidad laboral, excepto que tú mismo se lo digas y, por supuesto, no estás obligado a informar de que la estás solicitando. Es una información absolutamente confidencial.

¿Puedo solicitar la incapacidad laboral debido al cáncer si estoy trabajando o tengo que esperar a estar de baja y agotar los 18 meses?

No es obligatorio esperar a agotar los plazos de la baja médica para solicitar la incapacidad laboral; es más, es preferible no esperar a agotarlos, ya que, de esta forma, si la solicitud la haces tú sin esperar a que inspección médica intervenga, serás tú quien tenga el control de tu expediente sabiendo en cada momento qué documentos quieres introducir en la solicitud, etc.

Lo que sí es siempre recomendable es que estés muy bien informado de los pasos a seguir y qué documentos te favorecen y cuáles no y, a ser posible, que te pongas en manos de abogados expertos en incapacidad laboral.

Si estoy jubilado por coeficientes reductores, ¿puedo solicitar la incapacidad laboral si tengo cáncer?

Sí. Si aún no has cumplido los 65 años, puedes solicitarla, y además están obligados a dártela y, por lo tanto, lo normal es que obtengas una pensión superior a la que estás cobrando actualmente.

En el caso de haber superado los 65 años de edad se podría intentar, pero el caso se complica y habrá que acudir con absoluta seguridad a los tribunales de justicia siempre que podamos demostrar que el hecho causante es anterior a la edad legal de jubilación.

¿Están obligados a adaptar mi puesto de trabajo si estoy enfermo de cáncer y lo comunico en mi empresa?

El Real Decreto de marzo de 2019 trata sobre la adaptación del puesto de trabajo y que se debe hacer un esfuerzo para que las personas que sufren una determinada enfermedad (en este caso, cáncer) traten de obtener mejoras en sus puestos de trabajo vía adaptaciones del mismo, ya sea en términos de flexibilidad horaria, teletrabajo, adquisición de herramientas tecnológicas, mayor luminosidad, etc., pero la realidad es que se trata de un traje a medida para cada individuo y empresa.

En estas circunstancias se abre un espacio de negociación con la empresa que debe demostrar que ha realizado sus máximos esfuerzos para realizar dicha adaptación, pero no significa que para ello deba hipotecar, por ejemplo, su viabilidad financiera.

Por este motivo, lo mejor es hacer un análisis pormenorizado de las necesidades y de las posibilidades de la empresa para tratar de llegar al mejor escenario posible para el empleado acorde con las posibilidades de la empresa.

Si tengo cáncer, ¿puedo compatibilizar una pensión por incapacidad laboral con un trabajo?

La Ley General de la Seguridad Social dice exactamente que puedes hacerlo siempre y cuando tu nuevo trabajo esté especialmente adaptado a las secuelas de tu enfermedad.

Si tienes una total no hay problema. Lo único que no puedes hacer es desarrollar las mismas tareas que hacías en el trabajo que desarrollabas cuando te dieron la incapacidad laboral.

Pero en el caso de la absoluta o la gran invalidez, la experiencia nos dice que puedes hacerlo únicamente en centros especiales de empleo que, efectivamente, cumplan con estos requisitos y, además, realizando obviamente los trámites adecuados ante la Administración para compatibilizar pensión por incapacidad laboral y nuevo empleo.

¿Qué pasa si soy discriminado por tener cáncer? ¿Puedo denunciarlo?, ¿cómo debería hacerlo?

Claro que puedes denunciarlo. Además, debes hacerlo para tratar de que no les suceda a otros en el futuro. Dependiendo del tipo de discriminación a la que hayas sido sometido, el procedimiento y el organismo es diferente, desde Instituciones Públicas como Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, etc., pasando obviamente por llevar al infractor ante los tribunales de justicia.

¿Qué hago si me están acosando en el trabajo para que me vaya al haberse enterado de que padezco cáncer?

El acoso laboral es otro tipo de discriminación que, además, dependiendo del grado, puede incluso estar tipificada como delito penal.

Lo primero que debes hacer es documentar el acoso con todo el material del que dispongas (emails, grabaciones, testimonios, etc.) para, a continuación, ponerlo en manos de un abogado especialista en acoso laboral que te ayude a poner fin al hostigamiento y te proteja dentro de tu entorno laboral.

Tribunal médico por incapacidad por cáncer

Si es la primera vez que te enfrentas a un Tribunal Médico o a una inspección médica, o si el INSS te ha citado para una revisión de grado, es muy probable que te sientas nervioso. Para que sepas en qué consiste y qué te puedes encontrar, te recomendamos leer este post donde te damos varios consejos para pasar un Tribunal Médico por incapacidad por cáncer.

Lo fundamental es que acudas con todos tus informes médicos bien preparados (si has desarrollado metástasis y tienes más órganos afectados, es muy importante que quede reflejado), que respondas a todas y cada una de las preguntas que te haga el médico evaluador y que seas sincero y coherente con tu enfermedad, sin rebajar la importancia de tus síntomas, pero sin tampoco exagerarlos.

ASOCIACIONES CON LAS QUE COLABORAMOS

En Fidelitis tenemos un convenio con GEPAC (Grupo Español de Pacientes con Cáncer) y damos cobertura de servicios jurídicos a todas las asociaciones que lo componen, como:

  • Asociación Contra el Cáncer Gástrico y Gastrectomizados.
  • Asociación De Mujeres Con Cáncer.
  • Asociación Española De Afectados Por Sarcoma.
  • Asociación Española De Afectados Por Linfoma, Mieloma y Leucemia.
  • Asociación De Apoyo A Personas Afectadas Por El Cáncer.
  • ASATE - Asociación De Afectados Por Tumores Cerebrales En España.
  • Asociación Infantil Oncológica de Madrid.

Si necesitas ayuda o quieres que intercedamos por ti, contacta con nosotros en consultas@fidelitis.es facilitándonos tus datos personales y tu localidad.

¿Quieres saber más sobre otras enfermedades que pueden causar incapacidad laboral permanente o discapacidad?