Juicio contra INSS por incapacidad

¿Cómo es un juicio contra la Seguridad Social por incapacidad?

Por desgracia, si quieres solicitar una incapacidad permanente por vía administrativa, lo más probable es que el INSS te la deniegue. Incluso en aquellos casos en los que el demandante tiene una enfermedad o lesión grave e incapacitante, merecedora de una pensión, la Seguridad Social suele ser reacia a concederla, ni siquiera tras formular una reclamación previa.

Y en los casos más flagrantes, cuando las limitaciones orgánicas y funcionales son muy evidentes, lo que hará será otorgar un grado de incapacidad inferior al que te correspondería. Por todo ello, en la mayoría de las ocasiones será necesario recurrir a los tribunales e interponer una demanda a la Seguridad Social con objeto de que se celebre un juicio por incapacidad permanente y el juez ordene su reconocimiento.

Contar con un buen asesoramiento inicial hará que, aunque te denieguen la pensión por incapacidad en la vía administrativa, tengas un caso sólido que defender en la vía judicial, ya que cualquier error cometido durante la fase administrativa podría condicionar el resultado final del proceso.

No te vamos a engañar: un juicio contra el INSS por incapacidad puede ser un proceso largo y en ocasiones frustrante, pero el reconocimiento de una pensión de incapacidad es algo muy valioso que hace que compense pasar por el trámite.

Debido a que estos procedimientos judiciales se suelen dilatar en el tiempo, es muy frecuente que las compensaciones económicas de una sentencia de incapacidad incluyan, además de la pensión, el pago de los atrasos.

También es importante que sepas que, incluso si pierdes el juicio, aún quedarán otras vías para seguir litigando: recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma, primero, y recurso extraordinario ante el Tribunal Supremo, después.

SENTENCIAS Y GRADOS DE INCAPACIDAD

Los grados de incapacidad que más comúnmente se conceden mediante resolución judicial son los de total o absoluta, aunque en Fidelitis también hemos logrado muchas sentencias favorables de Gran Invalidez.

Las patologías reumáticas, traumatológicas, cardíacas y respiratorias, cuando están asociadas a actividades laborales que requieren de esfuerzo físico, son motivo recurrente en veredictos de incapacidad total para la profesión habitual o incluso en grado de absoluta, aunque también hay sentencias favorables para las profesiones sedentarias (administrativo, informático, teleoperador).

Asimismo, para las enfermedades psiquiátricas (trastorno bipolar, esquizofrenia) o mentales (depresión, ansiedad), cuando son crónicas, invalidantes y no existe posibilidad de cura o mejoría mediante tratamiento, cada vez es más habitual la concesión de una incapacidad absoluta o una Gran Invalidez.

CÓMO ES UN JUICIO POR INCAPACIDAD

Para llegar a juicio es preciso interponer una demanda de incapacidad ante el Juzgado de lo Social. Cuando es admitida, se emplaza a una vista judicial; de lo contrario, se desestimará y no habrá opción a que un tribunal condene al INSS (aunque se podrá interponer otra demanda si se ha producido un agravamiento en el estado de salud del trabajador).

Elementos fundamentales en un juicio de incapacidad

En un juicio por incapacidad, el elemento fundamental serán los informes médicos actualizados donde consten fehacientemente las secuelas y las limitaciones funcionales. En numerosas ocasiones es muy importante apoyarte en un buen informe pericial, así como una buena ratificación en sala. Puesto que se discuten las secuelas de las enfermedades, qué mejor que un perito médico le explique al juez los motivos médicos que justifican la incapacidad pretendida.

El abogado también explicará al juez, no sólo las patologías que presenta el paciente en el momento actual, sino también si habido un agravamiento en el tiempo para calcular el importe de la base reguladora.

Durante el juicio los abogados de ambas partes presentarán sus alegaciones y expondrán sus pruebas y argumentos.

Alguna de las partes implicadas, o el juez, a iniciativa propia, puede llamar a declarar a un perito judicial para aclarar algunas dudas en materia médica: patologías, secuelas, etc. El dictamen pericial puede ser un factor determinante en estos procesos. En Fidelitis te ofrecemos todo.

Una vez celebrado el juicio, el Juzgado de lo Social dictará sentencia y reconocerá o rechazará el grado de incapacidad reclamado.

Debes saber que el INSS también puede recurrir la sentencia, pero, incluso aunque lo haga, deberá iniciar el abono de la pensión hasta que se resuelva el recurso en el Tribunal Superior de Justicia, sin que tengas que devolver las cantidades percibidas en caso de que el fallo del juez caiga de su lado.

¿El INSS recurre todas las sentencias?

Como hemos dicho, que el INSS deniegue una incapacidad permanente por vía administrativa es una situación de lo más común (ocurre en el 95% de los casos). La Seguridad Social desestima un elevado número de reclamaciones que realmente son merecedoras de una pensión de invalidez, lo que obliga al trabajador a tomar el camino judicial y demandar al INSS para el reconocimiento de la incapacidad ante los Juzgados de lo Social. Es notorio que desde la reforma de la Seguridad Social por la Ley 27/2011 se han endurecido los criterios para lograr una prestación.

Debes saber, no obstante, que en un alto porcentaje de estas sentencias se condena a la entidad pública a conceder la incapacidad al demandante, pero para ello, claro está, debes estar bien asesorado, ya que cualquier error en la documentación puede lastrar el resultado final del proceso.

Se calcula que de los aproximadamente 50.000 expedientes que la Seguridad Social rechaza, unos 20.000 son estimados tras una batalla judicial que puede alargarse durante un par de años.

¿Se puede ganar un juicio a la Seguridad Social?

Claro que se puede, y en Fidelitis lo sabemos bien porque estamos especializados en ello y tenemos un alto índice de éxito. Si cuentas con la ayuda de un abogado experto en incapacidades laborales y un perito judicial que defienda su informe pericial médico en el juicio, demostrando al juez que el INSS se ha equivocado al denegarte el grado de incapacidad permanente demandado, siempre que tu caso sea consistente, tendrás muchas opciones de ganarlo.

A continuación podrás ver un vídeo de un caso real de un juicio ganado a la Seguridad Social.

EJEMPLO DE JUICIO CONTRA EL INSS POR INCAPACIDAD

En este vídeo puedes ver cómo es un juicio contra el INSS por dentro. En él observarás la importancia de tener un buen abogado especialista en incapacidad laboral, así como también de contar con un perito médico que con su informe pericial pueda inclinar la sentencia del juez hacia la concesión del grado de incapacidad demandado.

 

00:00​ - Discusión Base Reguladora y Complemento Gran Invalidez.

4:30​ - Debate - El INSS rebate el derecho a una pensión ya que trabaja.

15:30​ - La perito ratifica lo expuesto en el informe pericial describiendo perfectamente las patologías, sus secuelas y el agravamiento sufrido ante las preguntas del letrado de Fidelitis.

23:05​ - La perito responde a la abogada de la Seguridad Social rebatiendo todo lo argumentado por ésta.

30:00​ - Conclusiones del abogado de Fidelitis del minuto 30 al 39.

39:00​ - Conclusiones del abogado del INSS.

En este caso obtuvimos una Gran Invalidez por tetraplejia con agravamiento para nuestro cliente, al que el INSS le había denegado cualquier prestación en la vía administrativa.

En Fidelitis tenemos un alto índice de sentencias ganadas a la Seguridad Social en juicios de incapacidad permanente. De hecho, somos el mejor despacho de abogados de incapacidades laborales en España (no lo decimos nosotros, lo dicen nuestros clientes), y además trabajamos a éxito; es decir, que sólo cobramos si ganamos. ¿Quieres ser tú nuestro próximo caso de éxito?

Compartir en redes: