Incapacidad permanente absoluta por trasplante renal

Incapacidad permanente absoluta por trasplante renal

En Fidelitis celebramos la recuperación de una pensión en grado de absoluta a un paciente trasplantado.

En esta ocasión, nuestro cliente, residente en Madrid y de 34 años de edad, tenía una afectación en los riñones muy importante, y estando en diálisis obtuvo una pensión de incapacidad permanente en grado de absoluta en 2014.

Posteriormente, el cliente fue trasplantado de un riñón. El trasplante fue bien, pero también tuvo sus importantes complicaciones, causándole bastantes secuelas.

La Seguridad Social, como viene haciendo de forma sistemática, en el momento en que una persona es trasplantada inmediatamente revisa la pensión y se la retiran o le rebajan el grado de incapacidad. En este caso decidieron revocárselo, así que se vio atrapado en una situación muy incómoda: por un lado, no se veía en condiciones de trabajar; pero, por otro lado, la Seguridad Social le obligaba a volver a su puesto de trabajo.

Gracias a la Asociación Alcer, con quienes colaboramos, decidieron animarle para que recurriera la resolución, y de esta forma llegó a nosotros.

De inicio era un caso complicado, pues, como comentábamos antes, a los trasplantados de forma automática les modifican el grado de la pensión previamente concedida.

Una vez que analizamos el expediente a fondo, decidimos luchar por recuperar su pensión actual dada su situación médica.

Evidentemente, en reclamación previa no aceptaron nuestros argumentos y tuvimos que recurrir a la vía judicial. El juez de primera instancia tampoco decidió apoyar nuestra postura, puesto que no existía jurisprudencia al respecto. Pero como nos caracterizamos por ser incansables, decidimos luchar hasta el final y recurrimos al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que en esta ocasión nos dio la razón; es decir, nuestro representado recuperó la incapacidad permanente absoluta que le habían quitado con los efectos económicos retroactivos.

Nuestro cliente quedó muy sorprendido con nuestro éxito, pues otros trasplantados y conocidos le habían dicho que sus intenciones eran imposibles, ya que, por su experiencia, jamás mantenían la pensión a los trasplantados.

Esta sentencia ha marcado un hito importante, pues reconoce que no hay que revisar a la baja o quitar la incapacidad permanente concedida anteriormente a los afectados del riñón por el simple hecho de haber sido trasplantados, sino que hay que mirar bien si las secuelas tras el trasplante justifican o no esta revisión.

Siendo fieles al compromiso que adquirimos con nuestros clientes, nuestro representado no tuvo que desembolsar ni un solo euro por el asesoramiento y la defensa jurídica durante las fases del procedimiento, ni en la vía administrativa, ni en la vía judicial. Únicamente tuvo que abonar nuestros honorarios cuando obtuvo la resolución favorable de su pensión de incapacidad permanente

Recuerda, en Fidelitis somos abogados a éxito, lo que quiere decir que sólo cobramos si conseguimos que obtengas tu pensión.

En Fidelitis somos el primer despacho de abogados que financia los casos. Además, si lo ganamos, podrás financiarlo hasta en cinco años desde 50€.

¿Quieres ser tú nuestro próximo caso de éxito? Llámanos o escríbenos y te informaremos de tus posibilidades.