Cambio de contingencia

¿Estás de baja por enfermedad profesional o accidente laboral y te han dado una contingencia común? En Fidelity podemos ayudarte con el cambio de contingencia para que tu nómina no se vea afectada durante el tiempo que estés de baja.
Shadow
Slider

Las contingencias comunes son las circunstancias que impiden a un trabajador desarrollar su actividad, no estando motivadas por causas laborales. A menudo se da el caso de que un accidente o enfermedad no es reconocido como laboral, sino como contingencia común. Entonces, el trabajador afectado se ve en la necesidad de iniciar el procedimiento de determinación o cambio de contingencias para que su baja sea considerada consecuencia directa de su actividad laboral.

Existen dos tipos de contingencia en el Derecho Laboral cuando hablamos de incapacidad temporal de un trabajador:

  1. Contingencia profesional, cuando se deriva de un accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  2. Contingencia común, cuando es provocada por una enfermedad común o accidente no laboral.

La solicitud de cambio de contingencia puede realizarse entre contingencias del mismo o de distinto tipo. Por ejemplo, dentro de las contingencias profesionales es común pedir un cambio de accidente de trabajo a enfermedad profesional. De la misma manera, también es posible solicitar el cambio de accidente no laboral (contingencia común) a accidente de trabajo (contingencia profesional).

La cotización por contingencias comunes es el dinero que todos los meses aportan a la Seguridad Social tanto el empresario como el trabajador, para que si éste cae enfermo o tiene un accidente y no puede trabajar, quede protegido mientras se recupera.

DETERMINACIÓN DE CONTINGENCIAS

Por medio de la determinación de la contingencia se instará al Instituto Nacional de la Seguridad Social a la revisión de la consideración inicial de la naturaleza de la contingencia.

El procedimiento de determinación de contingencias se inicia siempre en vía administrativa y, si es desestimado, se puede acudir a la vía judicial presentando una demanda ante los juzgados de lo social en el plazo de 30 días.

Su objetivo es cambiar una contingencia que ha sido catalogada como común a contingencia profesional.

Este procedimiento lo pueden iniciar el Servicio Público de Salud, el Instituto Social de la Marina, las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social o, más comúnmente, el trabajador afectado o su representante legal.

La base de contingencias (salario de referencia para calcular la cuantía que se percibe por incapacidad temporal o permanente) suele ser diferente en uno y otro caso. En la contingencia profesional nunca será inferior, motivo por el cual la prestación por una baja laboral por accidente o enfermedad profesional suele resultar superior para el trabajador que una común.

CÓMO FUNCIONA EL PROCEDIMIENTO DE DETERMINACIÓN DE CONTINGENCIAS

Solicitud Documentación

1

El trabajador presenta la solicitud en el Instituto Nacional de la Seguridad Social aportando la documentación necesaria.
Notificación INSS

2

El INSS notifica al Servicio Público de Salud o a la mutua para que recaben los antecedentes relacionados con el caso e informen sobre la contingencia de la que consideran que deriva el proceso patológico y los motivos del mismo. Disponen para ello de cuatro días hábiles.
Informe preceptivo

3

El Equipo de Valoración de Incapacidades emite un informe preceptivo, que envía al director provincial del INSS, en el que se pronuncia sobre la contingencia que ha originado el proceso de incapacidad.
Resolución INSS

4

El INSS dicta la resolución en un plazo máximo de quince días hábiles. Dicha resolución se comunica al interesado, a la empresa, a la mutua y al Servicio Público de Salud.
Contingencia profesional

5

Si la resolución es favorable, será considerada como contingencia profesional desde el inicio de la baja y la mutua se verá obligada a ingresar al trabajador la diferencia que exista a su favor, desde el inicio de la baja laboral.

FAQS SOBRE CONTINGENCIAS COMUNES Y PROFESIONALES

Esto se refiere al tipo de cotización. La base de cotización se calcula sobre el salario mensual (o diario si no se trabaja todo el mes), así como la parte proporcional de las pagas extra.

A la hora de calcular la base de cotización por contingencias profesionales se le suman las horas extras.

La protección por contingencias comunes incluye:

  • Asistencia sanitaria y prestaciones farmacéuticas.
  • Prestación por maternidad y paternidad.
  • Protección a la familia.
  • Prestación por riesgo en el embarazo y la lactancia.
  • Incapacidad permanente que se derive de una enfermedad común o un accidente no laboral.
  • Jubilación.
  • Muerte, viudedad y orfandad.

El artículo 157 de la Ley General de la Seguridad Social define enfermedad profesional como la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional.

En resumen, para que sea considerada una enfermedad profesional se tienen que cumplir los siguientes requisitos:

  • Existencia de una patología médica.
  • La enfermedad tiene que estar contraída con ocasión del trabajo realizado por cuenta ajena.
  • La enfermedad debe estar recogida en el cuadro del Real Decreto 1299/2006 (en el que se listan una serie de enfermedades que se consideran profesionales).
  • La enfermedad tiene que ser derivada como consecuencia de la acción de elementos o sustancias previstos expresamente en el RD.

Ejemplos de enfermedad profesional son la Hepatitis C vírica padecida por un médico a consecuencia de un contagio o el cáncer producido por la exposición a diferentes sustancias tóxicas como el amianto.

El artículo 156 de la Ley General de la Seguridad Social define accidente de trabajo como toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.

Aunque para esta definición de la legislación no existe una jurisprudencia clara, sí que hay una serie de accidentes que siempre tendrán la consideración de accidente de trabajo:

  • Accidentes in itinere.
  • Actividad sindical.
  • Movilidad funcional.
  • Actos de salvamento.
  • Enfermedades contraídas en el trabajo no catalogadas como enfermedad profesional.
  • Enfermedad previa agravada en el trabajo.
  • Complicaciones de un accidente.

Asimismo, la legislación indica que se presumirá, salvo que se demuestre lo contrario, que todo accidente producido durante el tiempo y lugar de trabajo será accidente laboral.

Además, se consideran accidentes de trabajo aquéllos producidos durante el tiempo a disposición del trabajador o guardias, así como el tiempo destinado a comer o el receso cuando tenga la consideración de trabajo efectivo.

Por su parte, los accidentes que se deban a un comportamiento doloso del trabajador (imprudencia y/o temeridad) no serán considerados accidentes de trabajo.

Ejemplos de accidentes de trabajo son el fallecimiento de un trabajador dentro del centro de trabajo o sufrir un ictus en el trabajo cuando éste ya tenía una enfermedad previa.

Podrás reclamar una indemnización siempre que exista algún tipo de responsabilidad por parte de la empresa.

La cuantía dependerá de las repercusiones que haya tenido el accidente para el trabajador, como los días de baja por incapacidad temporal o la concesión de una incapacidad permanente.

En adición, si se demuestra una falta de cumplimiento de las medidas de prevención de riesgos laborales por parte de la empresa, y como consecuencia de ese incumplimiento se ha originado el accidente, se podrá reclamar un recargo de prestaciones.