Gran invalidez por baja visión y esclerosis múltiple

Gran invalidez por baja visión y esclerosis múltiple

En Fidelitis queremos celebrar el reconocimiento de una pensión de gran invalidez a una cliente con baja visión y esclerosis múltiple.

Cuando esta clienta, residente en Bilbao, llegó a nosotros había sido asesorada previamente por varios abogados que le habían informado de la NO viabilidad de su caso.

Supo de nosotros a través de Redes Sociales durante su incesante búsqueda de alguien especializado que pudiera arrojar algo de luz a su situación. Le llamó la atención nuestra política de "honorarios a éxito" y, como no tenía nada que perder, contactó con nosotros.

Desde el primer momento que hablamos con ella y revisamos su caso detectamos que cumplía con los requisitos exigidos y sus informes demostraron que podía ser merecedora de una gran invalidez por padecer disminución importante de agudeza visual y esclerosis múltiple.

Una vez realizado el estudio y trabajo previo, se iniciaron los trámites administrativos. Nuestra cliente aún no se podía creer que, por fin, un equipo de profesionales apostaba por su caso, y, lo que es mejor, sin solicitar anticipos económicos de ningún tipo.

Tras esperar el tiempo reglamentario en la vía administrativa, obtuvimos la respuesta concediéndole la pensión de incapacidad permanente en grado de absoluta, pero decidimos continuar con el proceso y acudimos a la vía judicial para solicitar el grado que según nuestra experiencia le correspondía por derecho, que era la gran invalidez.

Finalmente lo conseguimos, obteniendo a favor de nuestra clienta una pensión por importe de 2000,80 €, teniendo en cuenta su base de cotización para el cálculo de 1.129,69 euros incrementada con un complemento mensual de 871,11 euros.

Tras comunicarle la sentencia, nos pregunta, incrédula: ¿cómo es posible que, habiendo pasado por otros abogados anteriores, su caso fuera desestimado por no viable, y nosotros hemos conseguido ganarle la máxima prestación?

A lo que nosotros respondemos: el trabajo exhaustivo que realizamos dedicando tiempo a cada análisis para cada caso particular es algo que no se lo pueden permitir otros despachos sin cobrar un anticipo al cliente. Es un trabajo previo que realizamos porque contamos con la experiencia de un gran equipo de abogados especialistas en incapacidades laborales.

Siendo fieles al compromiso que adquirimos con nuestros clientes, no tuvo que abonarnos ni un solo euro por el asesoramiento y la defensa jurídica durante las fases del procedimiento, ni en la vía administrativa, ni en la vía judicial. Únicamente tuvo que pagar nuestros honorarios cuando obtuvo la resolución favorable de la sentencia.

Recuerda, en Fidelitis sólo cobramos si ganamos.

¿Quieres ser tú nuestro próximo caso de éxito? Llámanos o escríbenos y te informaremos de tus posibilidades.